ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

sábado, agosto 08, 2009

Un amistoso de Champions (Fernando Torres se enfrenta a su equipo por primera vez en su vida)

el liverpool-atlético se vende en la ciudad de The Beatles como un partido oficial


Cuando llegas a la tienda oficial del Liverpool te encuentras, de frente nada más entrar, dos maniquíes. Uno con la cara de Gerrard con camiseta del Liverpool y otro, sin rostro, con la camiseta del Atlético de Madrid. El muñeco del Liverpool lleva un banderín en la mano conmemorativo del partido Liverpool-Atlético de Madrid con la fecha del 8 de agosto de 2009. Nada más andar tres pasos te encuentras unas camisetas con los escudos de ambos equipos para recordar el amistosos que hoy a las tres de la tarde, hora inglesa, enfrenta en Anfield al equipo del Mersey con el equipo del Manzanares. Y unas tazas para el desayuno con ambos escudos y la fecha. Y una bufanda como las que se fabrican en los partidos de Champions como producto de merchandising para el recuerdo. Cuando te encaminas a subir las escaleras rumbo a la planta de arriba, te encuentras colgadas una bandera española dando la bienvenida, en español, a los seguidores del Atlético (bien es verdad que por las calles de Liverpool apenas se veían ayer aficionados colchoneros). Lo cierto es que choca que le den tanta parafernalia a un partido de pretemporada sin nada en juego. Se percibe como un amistoso de Champions.

Aunque los clubes ingleses son pioneros en en el marketing y en el merchadising futbolístico y seguro que otro amistoso lo habrían 'vendido' igual en la tienda oficial del club, da toda la sensación de que Fernando Torres provoca que se le dé tanta bola a este partido. Es la primera vez que el aún (para la mayoría) ídolo de los atléticos se enfrenta a su equipo. La pasada campaña una lesión se lo impidió en el doble enfrentamiento de la fase de grupos que ambos equipos tuvieron en la Champions League. Torres intentará marcar a su equipo (para estrenarse esta pretemporada y para dedicarle el primer de los muchos goles que dedicará a su recién nacida Nora, justo el día que cumple su primer mes. Nora ya tiene su equipación del Atlético, por cierto, y la hicieron socia nada más nacer), pero será un día especial para él. Seguro.

El partido se vende en Liverpool como un amistoso de Champions, aunque para los dirigentes del Atlético sea como un bolo ante la Segoviana porque ni su presidente ni su consejero delegado han tenido a bien desplazarse para ver el partido desde las gradas de Anfield. Algo parecido sucedió en el sorteo de la previa de la Champions League si analizamos los representantes que mandó el club al acto de ayer. Quizás por estos detallitos, Forlán y el Kun durmieran ayer en Liverpool más pendientes de buscarse la vida en otro equipo que de seguir de rojiblancos. Ojalá sigan los dos de colchoneros. Ojalá.

Pero eso es otra historia. Torres se enfrenta hoy a su pasado y a su futuro, desde su presente. En Liverpool se venden camisetas ya con la 'ñ' (sus dos primeras temporadas era El Nino y ahora ya en la tienda oficial se venden con la serigrafía de El Niño). Y seguro, que siendo un amistoso más de pretemporada, será un partido especial. Principalmente, por Fernando Torres.



El MiniBeatle en Abbey Road


Mario estará hoy en la grada de Anfield. Pisará antes el estadio del Liverpool que el del Atlético, paradojas de la vida a las que no hay que dar ni buscar más explicaciones (evidentemente, Fer tiene mucha 'culpa'). De momento, ayer se coló como Quinto Beatle.

Escrito por Matallanas | 8:42 a. m. | Enlace permanente