ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor


lunes, enero 27, 2014

'Madriditis' histórica en Can Barça: del caso Di Stéfano al caso Neymar

Artículo publicado en ELCONFIDENCIAL.COM

No se debe dudar de que las amenazas que ha recibido fueron uno de los motivos de la dimisión de Sandro Rosell. Pero parece claro que el horizonte de sendos procesos penales, en España y en Brasil, han sido las principales causas que han provocado su inesperada renuncia. Lo que ha sucedido tras la marcha de Rosell, con la toma de posesión de Bartomeu como presidente, se enmarca dentro de una estrategia realizada con la ‘madriditis’ histórica como hilo conductor.

Resulta que el nuevo presidente del Barça y Raúl Sanllehí, con su explicación didáctica, vinieron a contar, en esa interminable rueda de prensa, que como el Real Madrid también quería fichar a Neymar y le estaba ofreciendo el oro y el moro, pues el Barça decidió hacer ingeniería contractual (ya se verá si cometiendo algún delito o no) para que el conjunto merengue no le levantara la presa. O sea, que como Florentino había mandado a dos enviados especiales a convencer a Neymar, los dirigentes culés decidieron decir que solo pagaban 57 millones de traspaso y ocultar pagos de 30 millones más, según el propio Barça, o de 40 millones más, según los contratos depositados en la Audiencia. Y que no lo habían contado antes porque existía confidencialidad para ambas partes.

De repente, con Rosell dimitido, el padre de Neymar decide levantar la confidencialidad y empezar a filtrar la oferta que el Madrid había hecho a su hijo a la prensa catalana. Poco parece importar que tres días antes, Rosell y su entonces vicepresidente Bartomeu dijeran que Neymar había costado “57 millones, y punto”. Y que tras la admisión a trámite de la querella (el ‘soci’ que demandó se retira pero el juez Ruz sigue adelante), Rosell decidió quitarse de en medio. Entonces es cuando Bartomeu y Sanllehí se presentaron explicar todos los detalles de la operación Neymar.

Bartomeu: “Perdimos a Di Stéfano en los despachos pero a Neymar no”En esa rueda de prensa interminable llamó la atención la comparación que realizó Bartomeu: “Perdimos a Di Stéfano en los despachos pero a Neymar no”. Entonces se vio todo meridiano. Se trataba de eso. De una ‘madriditis’ histórica. Y de una historia escrita a medida, alimentada por intelectuales hinchas barcelonistas, en la que el Barça queda como una víctima del franquismo y el Madrid como el equipo del régimen franquista. Y recordando el supuesto ‘robo’ de Di Stéfano para justificar las presuntas irregularidades y seguras ocultaciones que se han realizado en la contratación de Neymar. En el libro Nacidos para incordiarse. Un siglo de agravios entre el Madrid y el Barça de Alfredo Relaño se explica que no hubo tal ‘robo’ en la contratación de Di Stéfano por parte del Madrid, ni ayuda de aquel gobierno dictatorial, y también se desmontan teorías dadas por buenas por los culés sin haberlas comprobado nunca ni demostrado, algo que sí hace Relaño en su libro.

Bartomeu, tan responsable como Rosell
Esa ‘madriditis’ histórica es muy complicada de erradicar, por más en el siglo XXI el Barça domine totalmente al Madrid, coincidiendo con las dos etapas de presidencia de Florentino Pérez, por cierto, y esté a punto de igualarle en número de títulos. En esta grave crisis institucional que vive el FC Barcelona, en la Ciudad Condal no pueden evitar ver la alargada mano del presidente del Real Madrid en el affaire. Seguro que intervino en intentar ficharle a toda costa, como contamos en este foro, pero no tuvo nada que ver en la forma en la que hizo los contratos el Barça para ficharle. Eso es cosa única y exclusivamente de Rosell y sus directivos. O sea, que Bartomeu es igual de responsable que Sandro.l

Escrito por Matallanas | 6:33 p. m. | Enlace permanente | 0 comentarios |

sábado, enero 25, 2014

Carta de despedida de Juan Mata

Hola a tod@s, como imagináis, hoy es un día muy importante en mi vida y quiero expresar, a través de estas líneas, las emociones y recuerdos que recorren mi cabeza mientras os escribo.
Lo primero que quiero dejar claro, y lo escribo, como toda esta carta, desde mi corazón, es que nunca olvidaré el trato recibido por la afición del Chelsea desde el primer día en el club, hasta el último, en el que me encuentro ahora mismo.
Los ánimos y el cariño que, en todo momento, me habéis dado, han sido fundamentales para crecer como futbolista, disfrutar dentro y fuera del terreno de juego, pero sobre todo, para llevarme conmigo, por siempre, un sentimiento de agradecimiento que nunca olvidaré. Y que nunca podré devolver lo suficiente a través de estas palabras. Tanto en los buenos momentos (que por fortuna han sido muchos: mi primera copa como ‘blue’, la Fa Cup; o la inmensa felicidad de ganar títulos que el club no había conseguido antes en su historia, como la Champions League o la Europa League. Aún recuerdo aquella noche en Munich, tan mágica y esperada por todos), como también en las situaciones más complicadas a nivel personal, sobre todo durante los últimos seis meses largos. Cada mensaje que recibía a través de las redes sociales, cada muestra de afecto que me brindábais en la calle, y por supuesto, vuestro apoyo en el estadio, me hace sentir muy orgulloso de la afición que tiene el Chelsea y que se merece, sin duda, un equipo con jugadores de un nivel tan alto como los que hay en la plantilla.
No puedo, ni quiero olvidarme de la confianza que depositásteis en mi a la hora de elegirme como mejor jugador del equipo en cada una de las dos temporadas que he jugado de forma completa, algo que sin duda me enorgullece enormemente. Nunca olvidaré las dos galas de entrega.
En definitiva, gracias infinitas por vuestro trato hacia mí, ha sido inmejorable y espero que entendáis que, tras unos meses en los que me he visto en una situación nueva y realmente complicada a nivel personal, ahora empieza un nuevo capítulo en mi carrera para seguir disfrutando del fútbol. Tan a gusto estaba en el club, y en la ciudad, que incluso antes del verano mi deseo era el de permanecer aquí por más tiempo, el que el club considerara necesario, y seguir ganando títulos para el Chelsea. Pero como todos sabéis, la situación cambió para mi tras el verano y pasé de sentirme un jugador importante a vivir situaciones difíciles e incluso de impotencia al no poder ayudar al equipo día tras día como venía haciendo. Es una situación que obviamente respeto, puesto que el fútbol es un deporte colectivo, y en una plantilla como la que hay es una tarea complicada jugar de manera regular. En el deporte, se puede ganar o perder, pero lo más importante es dar todo lo que uno tiene. Espero que seáis conscientes de que siempre, en cada partido y en cada entrenamiento, sin excepción, lo he hecho. Siempre he intentado dar lo mejor de mí para el club.
Con ello quiero dejar claro el cariño, respeto y admiración que tengo por todos mis ex-compañeros, desde mi primer año hasta hoy. Quiero, por supuesto, dar las gracias a los capitanes, que me han ayudado y comprendido siempre, ofreciéndose a facilitar mi acogida por el grupo en mi llegada y apoyándome en los momentos duros de esta temporada, dándome ánimos y conversación para seguir siendo positivo. No sólo a ellos, sino a todos mis ex-compañeros les doy las gracias por estos dos años y medio y les deseo la mejor de las suertes para el futuro, a nivel profesional y personal. Obviamente, con algunos he tenido más confianza que con otros, pero lo más importante es que tras mi paso por el Chelsea me llevo grandes amigos, que lo serán por siempre, por encima de rivalidades deportivas.
Me gustaría destacar también, el trabajo diario que realizan todas las personas que está alrededor de la plantilla, desde el servicio médico, utilleros, personal que trabaja en Cobham, miembros del departamento de prensa, comunicación y marketing, equipo de Chelsea Tv, personal que trabaja en Stamford Bridge… En definitiva, a todas y cada una de las personas que hacen que este club no sea grande solo por fuera sino también por dentro, lo cual es realmente importante. Gracias por vuestro trato y vuestro esfuerzopara que los jugadores tengan un día a día mucho más sencillo.
Además, como no, gracias a todos los entrenadores con los que he compartido alegrías y tristezas durante este tiempo atrás. Han sido de gran ayuda en mi progresión como futbolista. Con sus decisiones, positivas o no hacia mí, y siempre respetadas, me han convertido también en una persona más madura y fuerte. De todo se aprende, e incluso más en situaciones que nunca has vivido antes y te hacen pensar en compañeros que conviven con ellas habitualmente.Gracias a André por haberme dado la oportunidad de venir al Chelsea, nada de esto hubiera pasado sin tu apoyo; a Robbie y Rafa por darme una confianza ilimitada; y a José por hacerme un jugador más fuerte, porque es en esos momentos complicados cuando he aprendido a seguir siendo positivo y seguir trabajando duro.
Por último, quiero agradecer al Club, y en especial a su dueño Roman Abramovich, la confianza depositada en mía la hora de hacerse con mis servicios, y su comprensión ahora que comienza una nueva aventura en mi vida. Estoy muy orgulloso de que durante mi tiempo en el club, consiguiéramos su sueño y el de todos nosotros, ganar la Champions League en aquella inolvidable noche en Munich. Me alegro también, por qué no decirlo, de que mi paso por el club haya sido rentable en términos económicos.
No quiero extenderme demasiado (aunque ya lo he hecho) pero quiero dejar claro que este periodo que ahora termina, ha sido importantísimo para mí, a nivel profesional y personal; y que aunque muchos de vosotr@s, como yo, pensabais que nunca llegaría este momento, el fútbol es así y ahora me depara el comienzo de una nueva etapa. Sinceramente, me hubiese gustado despedirme de todos vosotros en el estadio, o en una rueda de prensa, pero no ha sido posible. Estoy seguro de que en el futuro podré hacerlo, pues es lo que merecéis.
Evidentemente, hoy es un día de sentimientos contradictorios, recordando el pasado e imaginando el futuro y lo que consigo trae. Tengo la ilusión y las ganas de ser feliz y de disfrutar de lo que más me gusta, jugar al fútbol.
Nunca olvidaré mi paso por el Chelsea, y el cariño que me llevo tras él. Os deseo lo mejor y os mando un abrazo fuerte a tod@s.
MUCHAS GRACIAS,
Juan

Escrito por Matallanas | 11:43 p. m. | Enlace permanente | 0 comentarios |

viernes, octubre 18, 2013

Panenka analiza el penalti 'a lo Panenka' de Sergio Ramos

Panenka, invitado por la revista Panenka. VÍDEO MADE IN VISPE



Escrito por Matallanas | 1:40 p. m. | Enlace permanente | 0 comentarios |

Sabas debuta de primer entrenador en el San Sebastián de los Reyes

Pedro Riesco es el director deportivo del Sanse



Escrito por Matallanas | 1:17 p. m. | Enlace permanente | 0 comentarios |

lunes, octubre 14, 2013

Los Desperdicios volvieron para un amistoso internacional

Se efrentaron a los argentinos de El Talar de Pacheco





Así formaron los equipos:



Los Desperdicios (5): Isra; Juli Hernández, Rodri, Estebaranz, Pipi Muñoz; De la Sagra, Gonzalito; Rober Risitas, Mista, Mele y Marcial. También jugaron Diego Fernández (cedido por El Talar de Pacheco) y Angelito-Romario. DT: Matallanas MaTA-dor

El Talar de Pacheco (3): Daniel González, Miguel Wegner, Pablo Díaz Colodrero, Pablo Ramos, Mariano Bustos, Hernán Calvo, Rodrigo Delgado, Rafael Berges, Hernán ‘Fierro’ Rojas, Miguel Kramer, Fabián Ferraro, Andrés ‘Alemán’ Meyer, Fernando Kairuz, Gustavo Villanueva y Marcelo Simonian. DT: Lucas Chaina.

Árbitro. Luis García Valencia: El ‘Muo’ de Jerez. También tuvimos jueces de línea, pero no me sé los nombres. (Cuando me entere los pongo)

Ayer domingo volvieron Los Despericios. Este año no nos hemos apuntado a la Liga de Fútbol 7 de Majadahonda porque, sinceramente, nos costaba mucho juntarnos 7 cada domingo. Pero el equipo no se ha acabado y pensamos juntarnos en partidos amistosos y benéficos. Y el domingo tuvimos un partido internacional. Nos visitó el conjunto argentino El Talar de Pacheco, equipo del agente de jugadores Marcelo Simonián, que se encuentra de gira por España. Un conjunto amateur de un grupo de amigos que se han vendio a España a jugar al fútbol, ¡el sueño de cualquier futbolero!

Costó también hacer la convocatoria en un fin de semana donde la gente de fútbol aprovecha para descansar por el parón liguero por los partidos de selecciones. Y hubo que hacer fichajes. Habíamos firmado a Eduardo Iturralde González, que dice que juega bien de enganche, pero no apareció cuando había confirmado su presencia. Tenía un motivo justificado: le operaron de urgencias de apendicitis el jueves por la noche (nos traerá el parte médico al club nos ha dicho).

Aprovechamos este partido para que debutaran Juli Hernández, Óscar Meléndez y Angelito Romario, que llevaban años detrás de una oportunidad. Y rindieron a gran nivel los tres (más calidad unos que otros, pero no es cuestión de señalar). También debutaron Mista y Pepe de la Sagra. Los dos están para jugar. La calidad de Pepe de la Sagra (pedazo de medio centro) y de Mista (gran delantero) no la perderán nunca. Diego Fernández también debutó siendo el tercer argentino (después de Mena y el Mono Burgos) que juega con Los Desperdicios. Diego fue una cesión de última hora de los rivales.

 Íbamos más guapos que un San Luis. Estrenamos nuestra enésima equipación. Luismi nos tiene muy mimados y ahora nos ha traído las camisetas de la marca Givova. Preciosas, cómodas y eficaces. ¡Gracias Luismi!

 De los de la plantilla habitual destacaron todos. Isra estuvo sobrio (se va pareciendo al Teja porque el domingo jugó… ¡tres partidos!). Rodri y Estebaranz formaron la primera pareja de centrales zurdos los dos de la historia. Los equipos no encuentran centrales zurdos y nosotros tenemos dos, casi nada. Pipi Muñoz rindió a banda cambiada y emuló a Gordillo. Gonzalito volvió a enfundarse la elástica de Los Desperdicios tras su experiencia en Panamá y sigue siendo el titán de siempre, Rober estuvo oportunista como siempre y marcó, claro. Igual que Marcial, que jugando en su puesto de delantero siempre rinde, y abrió el marcador con un buen chrilo.

 Por parte de nuestros rivales argentinos destacaron todos por su pundonor y arrojo. La edad media era mayor que la nuestra se notó. Pero en el segundo tiempo marcaron tres goles (dos de Miguel Kramer y uno de Fabián Ferraro) y cerca estuvieron de empatar. Pero precisamente Diego Fernández, jugador cedido por El Talar de Pacheco a Los Desperdicios, marcó un golazo que alejó las ilusiones de sus amigos de empatarnos (con el consiguiente mosqueo de todos, claro). Marcelo Simonian demostró su calidad. Con cuentagotas, pero la demostró.

 Del partido en sí decir que estuvo disputado. Ganamos 5-3 pero eso lo de menos. Lo mejor fue la comida de la que disfrutamos todos juntos en el restaurante De María de Majadahonda. Y el detallazo de David Villa que vino a hacerse una foto con todos al final del partido.¡Grande el Guaje!










Escrito por Matallanas | 11:08 p. m. | Enlace permanente | 0 comentarios |

lunes, septiembre 30, 2013

¿Y si el jeque fuera Florentino Pérez? (Por Roberto Palomar)

No me gustan los lunes

Por Roberto Palomar

Dentro de lo que cabe, el socio del Real Madrid ha tenido suerte. El presidente es, de profesión, constructor. Por eso el club está lleno de circunvalaciones, obras, ampliaciones y proyectos. Si Florentino Pérez hubiera sido frutero, habría colocado un puesto de melones en cada esquina del estadio. Pero es constructor. Del mal, el menos: la residencia, el techo, las torres, la remodelación... Eso le salva. El año que no hay títulos, presenta una obra o un balance económico impecable y se hace acompañar de un fichaje sideral que es el equivalente al Empire State Building. De haber sido frutero, la asamblea no hubiera soportado una excelente venta de paraguayas como mejor resultado de la temporada.

Florentino redondea su discurso con otra de sus obsesiones: la propiedad del club. Continuamente, alardea de la soberanía de los socios para proteger a la entidad de la injerencia de jeques árabes y magnates rusos. Al punto de acomodar los estatutos a su gusto con la excusa de que no llegue un potentado de fuera y se quede con el Real Madrid. Pero cabe preguntarse ahora... ¿y si el jeque fuera Florentino Pérez? ¿Y si Florentino es, de facto, el verdadero dueño del club, el magnate del Este que, al calor de sus negocios, se encapricha de un equipo para obtener la notoriedad que no le da un oleoducto? Si Florentino se comporta como un jeque, si habla como un jeque, si tiene el mismo séquito que un jeque... ¡será un jeque!

EL DERBI. ¿Tiene la reflexión anterior algo que ver con el catastrófico resultado del derbi para el Real Madrid? Técnicamente, no. El partido fue un hecho deportivo en el que ganó el mejor equipo y al que los propios aficionados del Real Madrid no tienen nada que oponer: el Atlético pasó por encima. Fin del análisis. Quedarseen los 90 minutos da para escribir grandes fábulas, hacer una tesis sobre Simeone y el Cholismo como modo de vida y sobre Ancelotti y el Ancelottismo como camino a la pasividad. El Ancelottismo tuvo su momento culminante en aquella final de la Champions, en Estambul, cuando iba ganando 3-0 al descanso y acabó perdiendo por penaltis ante el Liverpool de Benítez.

Salir de los 90 minutos, ampliar miras, es lo que nos devuelve al jeque. El equipo que compareció en el Bernabéu es el equipo que ha querido Florentino Pérez . Un equipo de capricho, de intereses, sin atender a la cultura del club o al gusto de los socios. Con sus peajes y sus cuotas de poder perfectamente repartidas en la alineación. Con unos que juegan y otros que no juegan. Con fichajes que están ahí, hagan o no hagan falta, y traspasados que ya no están, hicieran o no hicieran falta. Con su cuota de canteranos para lavar la conciencia (y de paso, hacer otra residencia...), con Zidane en el banquillo, después de hacer la ruleta por el organigrama.

Un Real Madrid que probablemente seguirá ganando porque la victoria y la obligación de ganar están en los tuétanos del club, en la calidad de muchos de sus futbolistas y en la debilidad de la propia Liga española. Pero un Real Madrid que cada vez tiene más pinta de haber sido confeccionado desde un emirato que desde los despachos del Bernabéu. Si se comporta como un jeque, si habla como un jeque...

EL CHOLISMO. Preguntado el jardinero del Vicente Calderón por las posibilidades del Atlético de Madrid en la Liga, su respuesta fue la siguiente: "Yo sólo pienso en el partido contra el Oporto". Otro tanto respondieron la asistenta de Simeone y el chófer de Enrique Cerezo. Más allá de un estilo de juego, eso es el Cholismo, una forma de entender un club extremadamente complejo como el Atlético de Madrid.
Porque el Atlético, no seamos exagerados, no es la Filarmónica de Berlín interpretando Las Cuatro Estaciones de Vivaldi. Pagar por ver jugar al Atlético, no se paga. Se paga por ver a once iluminados con una fe ciega en el tipo del traje negro que asoma de vez en cuando por el banquillo. El tipo les ha convencido de que pueden ganar y los iluminados van y ganan. Gracias a eso, Simeone ha logrado que el resto de la humanidad nos olvidemos de que el juego del Atlético es una mezcla entre ir a vendimiar y trabajar en una cadena de montaje. Sólo se disfruta cuando se acaba.

Escrito por Matallanas | 7:11 p. m. | Enlace permanente | 0 comentarios |

sábado, septiembre 28, 2013

"Sueña que sueña la estrella, siempre en estado de espera..."

Stand by. Extremduro


IDEARIO
Me da vértigo el punto muerto
y la marcha atrás,
vivir en los atascos,
los frenos automáticos y el olor a gasoil.
Me angustia el cruce de miradas
la doble dirección de las palabras
y el obsceno guiñar de los semáforos.
Me da pena la vida, los cambios de sentido,
las señales de stop y los pasos perdidos.
Me agobian las medianas,
las frases que están hechas,
los que nunca saludan y los malos profetas.
Me fatigan los dioses bajados del Olimpo
a conquistar la Tierra
y los necios de espíritu.
Me entristecen quienes me venden clines
en los pasos de cebra,
los que enferman de cáncer
y los que sólo son simples marionetas.
Me aplasta la hermosura
de los cuerpos perfectos,
las sirenas que ululan en las noches de fiesta,
los códigos de barras,
el baile de etiquetas.
Me arruinan las prisas y las faltas de estilo,
el paso obligatorio, las tardes de domingo
y hasta la línea recta.
Me enervan los que no tienen dudas
y aquellos que se aferran
a sus ideales sobre los de cualquiera.
Me cansa tanto tráfico
y tanto sinsentido,
parado frente al mar mientras que el mundo gira.
Francisco M. Ortega, del libro Cuenta atrás.


Escrito por Matallanas | 12:48 p. m. | Enlace permanente | 0 comentarios |

jueves, julio 18, 2013

Dopaje, mentiras y eso que algunos llamaron valors ( Por Alfredo Duro)

¿Os suena?
Por Alfredo Duro

Durante largos años el mundo del ciclismo gozó de una indiscutible reputación como ejemplo de sufrimiento y sacrificio en el deporte. Por momentos fuimos capaces de ver en los ciclistas una "rara vais" que poco o nada tenía que ver con esa legión de futbolistas acomodados y súpermillonarios que sólo necesitaban un par de vistosas carreritas cada cuatro o siete días para justificar las cifras millonarias que acompañaban sus contratos. Al contrario que el fútbol, el ciclismo era el refugio ideal de aquellos que, en lugar del dinero, eligieron la gloria del esfuerzo y las penalidades más efímeras. Una victoria de etapa, una escapada, una renuncia personal para ayudar a quien tiene mejores piernas que tú, una caída mientras desciendes un puerto arriesgando la vida o incluso una pájara de campeonato que un día cualquiera arruina el triunfo en una gran vuelta por etapas en la que te has dejado algo más que el alma. En definitiva, una inacabable galería de hazañas que convirtieron a aquellos que el pueblo familiarizó como " los esforzados de la ruta", en superhéroes sin recompensa cuyas proezas alcanzaron la categoría de leyendas.

Un mundo de fantasía, pero también de crueldad y dureza stajanovista. Y así era hasta que un día la palabra dóping llegó a ser tan familiar como escapada, meta volante, maillot amarillo, rey de la montaña y líder de la carrera. El dopaje señaló al ciclismo y a un buen puñado de aquellos que en lugar de superhombres, quedaron para la historia como vergonzosos ejemplos de una gran mentira. Justo ahora que el Tour de Francia, la máxima expresión de ese ciclismo que sigue expiando sus culpas, se somete a las durísimas rampas de Los Alpes para decidir hasta que punto los mitos siguen estando vivos, resurge la misma sensación vivida tantas veces al conocer que, de nuevo, alguien ha dado positivo. ¿Pero quíén? ¿Froome, Contador, Valverde, el "Purito ", el colombiano Quintana? No, para nada. Por fortuna para el Tour y para el ciclismo, el positivo en cuestión responde a nombres de gente que poco o nada tienen que ver con la bicicleta: Guardiola, Rosell, Tito, Zubi..

Lance Armstrong ganó siete ediciones del Tour de Francia hasta que las pruebas y las acusaciones le obligaron a reconocer públicamente que nos había engañado a casi todos (su equipo, el US Postal desarrolló toda la red de dopaje y por tanto quedan excluídos de los engañados) de forma mezquina. Un tramposo y un mentiroso. Un tipo sin valores. En el F.C. Barcelona, ha servido el fichaje por el Bayern de Múnich del que durante estos años ha sido su indiscutible líder, para que nos enteremos de la trama de mentiras y deslealtades que sus principales gallos han mantenido en el pelotón. Ni Guardiola estuvo tan cerca como parecía de Tito, ni Tito parece entender bien que su gravísima caída haya servido como gran detonante para conocer la gran verdad del caso. La que más que nadie ocultó el gran patrón Sandro Rosell. Que no era verdad lo de los valors. Aquello, como lo de Armstrong y tantos otros, era una gran mentira.

 Duro ¿os suena?

Escrito por Matallanas | 7:33 p. m. | Enlace permanente | 0 comentarios |