ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

miércoles, diciembre 07, 2005

FIRMA INVITADA: José Manuel García

Voy a abrir mi blog a las firmas invitadas de mis amigos periodistas, quienes, por encima de la amistad, son, en su gran mayoría excelentes profesionales, que me han enseñado lo poco que sé en esto del periodismo. Por aquí pasarán Antonio Sanz, que me conoce mejor que mi madre y que mi mujer, mi colega del barrio que me metió en el Marca para crecer a su lado, Alberto Polo, el ideólogo de las mejores portadas de Marca hasta que se cansaron de que fuera su 'negro' y le largaron sin estilo, José Antonio Martín 'Petón', periodista aún más que futbolista y agente, Luis Villarejo, analista y sabio, José Miguélez, ¡¿por qué te fuiste del El País?!, Josevi Hernáez, el que mejor interpreta al madridismo, Enrique Marín, Sergio Barriocanal, José Luis Hurtado, Jesús Marín, Alonso Castilla... vamos todo el once que daba el desaparecido blog Secretos de vestuario de los despedidos y exiliados de Marca (¡cuanto talento desperdiciado!), y los suplentes también, pero sin comprometer a nadie, que las hipotecas hay que pagarlas...

Pero el que abre el fuego es el 'Garci'. No puede ser otro. José Manuel García, el reportero con mejor pluma de este país. Formado en 'El Correo de Andalucia' fue fichado como reportero estrella de 'Marca' en donde no dejó de ofrecer su calidad hasta cuando más le estaban buscando y apartando. El As le fichó como Delegado de Andalucia y de su mano, el deportivo de Prisa inició el despegue en la mayor comunidad autónoma de España. Y ahora es redactor de Canal Sur Televisión. Fue el periodista que dio en exclusiva mundial -casi 'ná', hermano- el doping de Maradona en el Mundial de Estados Unidos. Una novela recién horneada y dos libros de poesía con su firma esperan lectores voraces en breve. De momento, disfutar con este perfil de Román Riquelme.

El genio que sabe escuchar
Por José Manuel García

No niego que me proporciona un gran placer leer y escuchar la cascada de elogios que de dos años a esta parte recibe Riquelme. En Boca Juniors y en Argentina, Román era dios pero los galifantes de nuestro fútbol lo descubrieron una mañana de diciembre de 2000, cuando el “10” de Boca lideró aquella merienda de madridistas en Tokio, en la final de la Copa Intercontinental. Pero el fútbol español tiene memoria de conejo y Román tardó dos años en tomar las maletas con destino a Can Barça, allí Van Gaal lo recibió con un apretón de manos mientras le musitaba al oído “yo a usted no lo pedí, usted verá”.
En el Barcelona pasó Román una temporada esperpéntica. En lugar de darle la batuta de director, los cabeza de tomate llegaron a ponerle en la banda izquierda y semanas más tarde a apartarle del equipo, porque... sobraba. Algún oráculo catalán llegó a decir que Román era un triste.
En Argentina, mientras, se restregaban los ojos de incredulidad. El hombre que mejor llevó la “10” después del “Diez” en Boca y que se permitió la licencia de levantarle la mirada a Maradona, en Barcelona se entrenaba a oscuras, como un apestado.
Menos mal que el Villarreal lo rescató a tiempo. En el club de Fernando Roig volvió a salir luz de la lámpara de Riquelme y el equipo amarillo asombra estos días a toda Europa.
Ahora se escriben legados sobre Juan Román Riquelme: unos dicen que su pierna derecha es producto de algún alquimista, incluso los más exagerados apuntan a que algunas células de su cerebro fueron tomadas del mismísimo Bill Gates.
Pero Román sólo es el hijo mayor de María (una mujer de mirada dulce y manos firmes), un ejemplo para sus diez hermanos (ojo a Dieguito, el antepenúltimo, un genio en ciernes), que en Buenos Aires se mueve con sus amigos de siempre, los de la Villa Don Torcuato. Riquelme siempre escucha y fuera de ambiente habla lo justo, deslizando sabiduría en cada sílaba.
Riquelme jamás se arrepiente de lo que hace, ni tan siquiera de fichar por el Barça. Lo hizo por los azulgrana porque se cansó de esperar al Real Madrid, equipo que nunca lo quiso, pese a que tiñó el traje blanco de azul y oro un día de invierno en Tokio.

Escrito por Matallanas | 6:38 p. m. | Enlace permanente

6 Comentarios:

  • Escrito por Blogger javierlunaro, a las mié. dic. 07, 08:25:00 p. m.  

    Qué grande tu idea de meter columnistas. Excelente, de verdad. Y el perfil de José Manuel García sobre Riquelme es espectacular. Por cierto, te invito a que visites mi blog http://javierlunaro.blogspot.com... Ahí viene una pequeña reflexión sobre Lorenzo Sanz. No llego a la dulzura de José Manuel, pero te puede interesar. Un abrazo.

  • Escrito por Anonymous Anónimo, a las mié. dic. 07, 09:16:00 p. m.  

    Matallanas, deberías invitar también a Elías Israel, al que has borrado de tu nómina de compañeros ilustres o de tu lista de amigos.

  • Escrito por Blogger Matallanas, a las mié. dic. 07, 09:55:00 p. m.  

    Elías no está en ninguna nómina de compañeros ilustres ni en ninguna lista de amigos, está en mi vida y estamos conectados permanentemente, no hace falta que le invite a escribir porque este es su blog, porque lo creé por él y le doy caña por la presión que me meten él y el del Anapurna, que tampoco le he nombrado por aquello de las represalias. O sea, que gracias por recordármelo, pero no era el caso. Ok?

  • Escrito por Anonymous Cluje, a las mar. dic. 13, 09:34:00 a. m.  

    Ya ha desaparecido Secretos de vestuario?? Hacía días que no se podía entrar. Qué pena y qué cortito, sus primicias eran geniales. Suerte a los que lo hacían.

  • Escrito por Anonymous Anónimo, a las mar. dic. 13, 05:37:00 p. m.  

    ¿¿¿¿ANAPURNA??? ¿¿¿NO SERA ACONCAGUA???? Ja ja ja

  • Escrito por Anonymous vero, a las sáb. ene. 14, 02:37:00 a. m.  

    Hola Javi soy Vero de Buenos Aires. Me acabo de dar una buena panzada leyendo los artículos recopilados en tu sitio. Me ha gustado mucho tu idea de reunir aqui a varios de las mejores plumas del periodismo deportivo y acabo de adoptar tu blog como uno de mis sitios favoritos. Un beso y abrazo.
    Vero


<< MaTA-dor