ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

domingo, febrero 28, 2010

Lotina arregla lo suyo... ¿Y Valerón? (Por Antonio Sanz)

el rincón de judas. artículo publicado en público


Por Antonio Sanz

El Madrigal abriga esta tarde el duelo oculto de la jornada. Garrido tiró de la manta de la bisoñez y se ha quedado desnudo. Sus primeros movimientos nos enseñan demasiadas carencias para la elite: muchos goles a cuestas que sumar a declaraciones subterráneas cazadas con cámara oculta que provocan un divorcio acentuado con los pesos pesados. Tanta agua recibida anuncia turbulencias para el inexperto patrón del submarino. Hoy busca no ahogarse tras el escaso mes recorrido. Con revuelo asalta la madriguera amarilla un ‘entrenador inteligente’, recién confirmado en el puesto. Nadie lo pregona pero de ‘El Manjar’, el restaurante talismán del presidente, casi nadie sale entero. Existe un rincón indivisible dónde Augusto hinca el diente para beneficio deportivista. El dirigente es un convencido de los proyectos prolongados con entrenadores tibios que añadan perfil bajo y no den más problemas de los permisibles -Arsenio o Irureta-. Así, el ‘técnico inteligente’ se hace centenario -cumple en Villarreal-. Por eso, esta semana, el pulso cedió en un determinado horario. Después, mientras el negociador va perdiendo fuerza, Lendoiro va venciendo sin esfuerzo. El ‘entrenador inteligente’ condicionó su continuidad al esfuerzo de la entidad a mantener el núcleo duro. La prueba no miente: el club negocia renovar a Aranzubía, Lopo y Riki para asegurarse un año más el banquillo.

Extraño resulta que el más grande, a estas alturas de la película siga con las palomitas en la bolsa. Se trata de Juan Carlos Valerón, quien termina contrato en cuatro meses y los contactos con Pedro Valerón -su hermano y valedor- se espacian. El grancanario espera ansioso la respuesta, pero consciente del deseo de no forzar una continuidad piadosa. La manifestación pública del ‘renovado’ apoyando, ficticiamente, la permanencia del ‘jugador diferente’ confunde a la opinión pública. No lo pone, pero quiere que siga. El pose del vasco se lo tragan únicamente los más fieles. Por eso, el presidente tira de chubasquero y asume la gotera. Su primera decisión se apoyó en la fibra: quiso que el chico ocupara un cargo en el organigrama deportivo y coordinara las categorías inferiores… o algo parecido. El problema es que Valerón desea seguir una temporada más en Riazor, aunque es consciente de que no entra en los planes de la jefatura técnica.

El caso es que el ayudante también manda. Ribera, bravo defensa central del ‘Súper-Depor’, es el segundo pero con galones de primero. A quienes se acercan les ofrece lecciones: afirma en mayúsculas que jugar al fútbol es algo más que dar dos pases buenos… Lógico, en su época contaba con líderes de la posesión: Djukic, a su lado, Mauro y Donato, por delante y Fran o Aldana, más arriba. Lógico que solicite valores añadidos a sólo dar pases con criterio. El lo tenía más fácil. Por eso, en Cornellá, con plenos poderes -el de la gorra estaba sancionado- tuvo a Valerón calentado toda la segunda parte. Cómo no necesitaban dos pases buenos, perdían por dos goles, un imberbe -Juan Domínguez- adelantó al canario. La situación quema en el ático. Lendoiro mantiene lealtad al ídolo y Juan Carlos considera que no desea seguir sólo por ser buena persona. El ‘entrenador inteligente’ hace sus deberes y deja el marrón para la historia.

Escrito por Matallanas | 4:57 p. m. | Enlace permanente