ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

viernes, julio 20, 2007

El Negro Fontanarrosa dibuja en la eternidad

roberto fontanarrosa falleció ayer


Nini me acaba de avisar del mail de Vero. La gran Brunati me intentó localizar ayer para comunicarme que el grandioso Roberto Fontanarrosa, el Negro, el universal dibujante, humorista y escritor de Rosario había fallecido. Pones Fontanarrosa en Google y todas las noticias informan de su marcha.

El Negro ya dibuja para la eternidad. Se me agolpan en la cabeza y en el corazón los encuentros, los mails, las charlas con este tipo encantador. El cafelito en Ezeiza. Ya empezaba a padecer el problema neurológico que le impidió dibujar los últimos meses, pero mantenía la agudeza, la sorna y la ternura de las personas buenas y geniales. Me mandaba viñetas para el blog sin texto en los mails.

Recuerdo cuando Elías y yo te fichamos para Marca. Recuerdo, Negro, te veo y to escucho y te leo... Siempre te escucharé y te leeré. Ya te habrás acomodado con un lapiz para ir dibujando el fútbol y la vida. Y no te perderás ni un partido de tu Rosario Central. ¡¡¡Aguante Canalla!!!

¡¡¡Descanse en paz (y creando sonrisas), Negro!!!



Detalles de Fontanarrosa

Escrito por Matallanas | 12:36 p. m. | Enlace permanente

3 Comentarios:

  • Escrito por Anonymous arg, a las vie. jul. 20, 06:56:00 p. m.  

    Una pena inmensa. Las palabras sobran. Saludos

  • Escrito por Anonymous Patino, a las vie. jul. 20, 10:28:00 p. m.  

    Descansa en paz, Negro. Que grande era leerte los domingos.

  • Escrito por Blogger julio, a las sáb. jul. 21, 08:48:00 p. m.  

    Esto lo escribio alguien en la pagina del negro :

    Querido Negro:
    Te escribo con la certeza de que no te fuiste. Apenas
    se trata de una de tus bromas. Seguramente, te
    escondiste en algún rincón del "Gigante de Arroyito",
    o en una mesa perdida de "El Cairo". Por eso, y porque
    sé que vas a leer esta carta, te voy a contar una
    pequeña historia. El país...el mundo, saben que en
    Rosario hay una pasión, inexplicable, patológica casi,
    inaudita. Esa pasión se expresa en azul y amarillo o
    en rojo y negro. Es una pasión que divide..claro...Una
    pasión que tiene sus profetas, sus vates, sus
    filósofos y hasta sus teólogos (si te contara...).
    Lo primero que tengo para confesarte es que no soy
    rosarino. Un pequeño defecto. Pero eso no es lo
    peor...¡soy hincha de Newell´s Old Boys! ¡Esperá! ¡No
    te vayas! Son fatalidades del destino, una tía
    rosarina, un laburito fino que me hicieron....vos
    sabés. Escucháme hasta que termine, por favor, hacé de
    cuenta que estamos acodados en la barra de un bar y es
    de noche. Porque la noche siempre tiende un manto
    piadoso entre pocillos de café o ginebras. ¡Hasta
    Boogie me concedería cinco minutos antes de
    dispararme!
    ¿Puedo seguir? Gracias. Te decía que no soy rosarino,
    y encima soy hincha de NOB. Pero lo que en verdad
    quiero confesarte en esta noche desapacible y
    tristísima, dónde como diría César Vallejo "llueve en
    mi experiencia", es que siempre fui uno de tus más
    fervientes admiradores. Te seguí desde "Satiricón"
    hasta "Clarín"..coleccioné a Boogie y a Inodoro, los
    leí y releí, con el asombro de la primera vez cada vez
    que volvía sobre ellos, con idéntica pasión.
    También tus cuentos...claro.
    Y aquí va algo que seguramente va a agrandar tus ojos
    pícaros e incisivos. Uno de mis cuentos favoritos
    es...¡19 de diciembre de 1971! ¿Sabés lo que eso
    significa para un hincha de NOB? Ese relato y otro que
    escribiste para "Clarín" cuando Newell´s perdió la
    final de la Libertadores con el San Pablo..tocaron mi
    corazón de una forma que hasta para mí es
    inexplicable.
    Por eso también será que en medio de los festejos por
    la obtención de nuestro último sufrido campeonato, en
    diciembre de 2004, y cuando la multitud leprosa
    cantaba un recordatorio a los primos canallas...se
    apareció tu imagen. Yo sabía que ya estabas enfermo. Y
    sabía lo que todos sabíamos. Entonces, Negro, me
    callé. Me callé y no grité una sola de esas consignas.
    Por vos. Solo por vos. Exclusivamente por vos. Si me
    permitís abusar de tu tiempo y tu confianza, te cuento
    algo más: cuando en enero de este año, leí tu carta
    donde anunciabas que ya la mano se resistía a
    dibujar...y que lo contabas no más para que no nos
    asombrarámos de la mejoría en tus dibujos y
    colores...reí mucho. Y también lloré, como un chico
    desconsolado.
    Por eso quería decirte que si es cierto que te fuiste
    ( sigo creyendo que es una joda)yo te prometo algo:
    jamás volveré a mirar con sorna a los epígonos
    centralistas que se reúnen año a año a celebrar la
    palomita de Poy, que cada vez que vea esa bandera
    donde Don Inodoro nos estigmatiza con el mote de
    "pingüinera", seguramente me vas a robar una sonrisa.
    Pero si algo te va a demostrar cuánto cariño, cuánto
    afecto y cuánta admiración has despertado en mí, te
    voy a decir algo más. Y escucháme bien, porque no voy
    a volver a repetirlo (a ver si me arrepiento).
    Si hace falta que anulemos el último clásico, el que
    le ganamos con aquel gol de "Tacuara" Cardozo, si hace
    falta que no contemos el campeonato que la AFA no
    quiere reconocernos, si hace falta que no me ponga más
    la remera que dice "yo aliento..", si hace falta que
    no vuelva a contar a mis amigos la anécdota del "día
    del Padre", si eso ayudara en algo para que vos te
    decidieras a salir de tu escondite, para que vuelvas y
    estés entre nosotros, como antes..como
    siempre...regalando belleza, inteligencia y
    alegría...contá conmigo.
    Porque en este día también hay leprosos que estamos
    desconsoladamente tristes
    Porque vos habrás sido canalla,claro, pero ante todo
    has sido, sos y seguirás siendo un signo entrañable de
    todo aquello por lo que vale la pena ser argentino.
    Te abrazo con todo mi corazón.
    Huedcel


<< MaTA-dor