ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

martes, mayo 11, 2010

Griffa: “¡Nosotros la ganamos en el 62, vosotros tenéis que ganarla!”

jorge bernardo griffa, el antiPupas: “No entendía lo que era perder, tenía un espíritu terriblemente ganador. Un equipo donde yo estuviera no podía perder y aquel Atleti perdía poco”


JAVIER G. MATALLANAS. Buenos Aires
“Llegar a estas dos finales es un cambio de tendencia, una invitación al optimismo para los atléticos, pero ojo, ¡las finales no se juegan, las finales hay que ganarlas!”. Jorge Bernardo Griffa aumenta el tono de voz, persuasivo y carismático, como hacía hace cinco décadas en el Metropolitano y en el recién estrenado Manzanares. Y a los 74 años aún impresiona. Es el antiPupas. No reconoce un Atlético sufridor ni perdedor. Y quiere que el conjunto rojiblanco vuelva a ser un equipo ganador en Hamburgo e igual que ellos ganaron la primera Recopa de la historia, el Atlético gané la primera edición de la Europa League.

El mítico defensa colchonero argentino recibe a AS (ver) en su casa de Buenos Aires. Fue un central ganador, igual de duro con sus rivales que con sus compañeros. “¡Corre! ¡Como no corras te ahorco!”, le decía a sus compañeros si no se vaciaban sobre el césped. Fue un ganador que enseñó al Atlético a ganar y ganó mucho en la década de los 60. Entre otras cosas el único título europeo que hay en las vitrinas colchoneras. La Recopa de 1962.

Cuando habla de la final del Atletico ante el Fulham se le inyectan los ojos en sangre. No le vale otra cosa que no sea ganar la Europa League. Se retrotrae a 1962 al hacerse la foto con la réplica de la Recopa y ordena a los actuales jugadores del Atlético, como lo hacía a sus compañeros: “Nosotros la ganamos y ustedes tienen que ganarla. Espero que jueguen la final en Hamburgo como nosotros en Sttutgart. Os repito: ¡las finales no se juegan, las finales se ganan! Deseo que el Atleti gane las dos finales”.

Griffa recuerda con vehemencia y un punto de nostalgia a su Atlético: “¡Éramos una máquina! Teníamos tan gran equipo que antes de los partidos, sobre todo de locales, nos juntábamos y decíamos: ‘¿cuántos les hacemos a estos? Ví jugar a mi equipo de forma excepcional. Y a la Fiorentina le ganamos bien en aquella final”. Y recita los nombres de Rivilla, Calleja, Mendoza, Peiró, Collar, Adelardo, Ufarte... Más tarde Gárate, Irureta o Luis. “Eran mis amigos, en los partidos y en los entrenamientos les trataba a cara de perro, como a los rivales. Pero fuera nos tenemos aún un gran afecto. Me ayudaron a formarme como personas y yo les ayudé a aprender a ganar”.

Un ganador. Recuerda como su Marcelo Bielsa, su alumno en Newells, le contó un encuentro con Luis Aragonés. El actual seleccionador de chile le preguntó qué era Griffa para el Atlético y Luis le contestó: “Griffa nos enseñó a ganar”. El defensa argentino lo explica: “No entendía lo que era perder, tenía un espíritu terriblemente ganador. Un equipo donde yo estuviera no podía perder. Y aquel Atleti perdió poco”. Cuando se le rebate que era un zaguero durísimo y muy agresivo, se describe como futbolista: “Era un jugador tremendamente positivo, limitado técnicamente. Avasallaba con mi juego. No provocaba miedo, provocaba terror en los delanteros. Pero el temperamento hay que emplearlo bien, no se trata de deslealtad o desprecio a los rivales y compañeros. El fin de mi temperamento era tomar la bandera del Atlético y llevarla al punto más alto, esa era mi idea y mi orgullo, llevar al Atlético a lo más alto. El triángulo entre el club, mis compañeros y yo debía ser infranqueable para lograr la victoria”.

DETALLES DE JORGE BERNARDO GRIFFA

No quiso fichar por el Madrid

Griffa hace una revelación que no transcendió cuando ocurrió: “En la temporada 63-64, Pepe Samitier me vino a buscar para que fichara por el Real Madrid. No podía hacerlo, ¿cómo iba a fallar al club que me trajo a Euriopa? Lo sentía como una traición y no me moví del Atlético. Nunca lo conté. Traté de disimular. Era una situación muy incómoda para mí”. En cambio Griffa cree que el fútbol ha cambiado y quizás que el Kun se vaya al Madrid ahora no sería tanta traición. “Yo no me iría, pero ya es una cosa más normal”.


Un cuarto lleno de recuerdos

Jorge Griffa se ha instalado hace apenas un año en un piso en la zona de Recoleta y aprovechó la mudanza para montar un santuario con fotos y trofeos de su carrera deportivo que muestra orgulloso. Todas las réplicas de las copas ganadas, desde Ligas a Copas del Generalísimo, pasando por el Trofeo Carranza, el Teresa Herrera y, por supuesto, la Recopa de 62, inundan una estantería. Las paredes se encuentran cubiertas por fotos, la mayoría del Atlético de Madrid, y artículos y hasta una poesía que le dedicaban en ‘Dicen’ en la que describían en verso su dureza en el juego.

Experto en cantera

“A los chicos se les debe enseñar a ganar, se les debe preparar para el éxito, eso de que los juveniles deben jugar para divertirse…” Jorge Griffa trasladó su carácter ganador a su trabajo con las categorías inferiores. Estuvo 23 años como responsable de cantera de Newells Old Boys y diez de Boca Juniors, sacando talentos permanentemente como se comprueba en su web (www.jorgegriffa.com.ar). En la actualidad tiene una escuela de fútbol en Rosario. “Siempre me extrañó que el Atlético no me llamara para trabajar en su cantera, mi experiencia le habría venido muy bien”. Al concluir su etapa en Boca Juniors, le contrataron para la liga mexicana y estuvo dando charlas a todos los clubes de cómo se trabaja la cantera a partir de sus años de experiencia. Durante el encuentro, mezclado con los recuerdos de la Recopa del 62 y de su Atleti, ofrece una lección magistral sobre la cantera.

Jugaba con el cruzado roto

Jorge Griffa jugó prácticamente toda su carrera con el ligamento cruzado de la rodilla derecha roto. Desde los 21 años hasta que se retiró pasaba un calvario cada partido y cada postpartido. Se apretaba la rodilla con una venda y salía a por todas, intimidando a rivales y compañeros. “Terminaba el partido y me tiraba todo el día en cama. Había partidos en que me pedían que no forzara tanto: “Te vas a morir, Jorge, ¡para!”, me decían y yo les contestaba: “Dejarme en paz, el que me muero soy yo”. Y así, jugando con el cruzado roto, estuvo Griffa casi toda su carrera. Y ganando. Con el Atleti.

Escrito por Matallanas | 4:17 p. m. | Enlace permanente

3 Comentarios:

  • Escrito por Blogger Manuel Lidueña Góngora, a las mar. may. 11, 06:15:00 p. m.  

    Impresionante lo del cruzado de Grffa, que gran profesional. Me gustaria tener alguno como él en este Atleti.

    Saludos

  • Escrito por Blogger Savicevic, a las mié. may. 12, 08:16:00 p. m.  

    Me ha gustado mucho el artículo y conocer al personaje. Muy bien traído el día de la final porque este es el espíritu que necesita el Atleti. Grande. Y me ha gustado la web de Griffa. Por ahí la agrego.

  • Escrito por Anonymous Javier, a las jue. may. 13, 07:32:00 p. m.  

    Un documento muy interesante y necesario que sólo lo puede hacer un periodista que conoce el club, y que es Atlético de verdad.

    En los últimos años, desde el propio club, y en connivencia con algunos medios de comunicación se ha vendido la imagen de un club: simpático, perdedor y grotesco.

    Se han creado personajes que presuntamente son del Atético y que no hacen más que avergonzar este club. (Cerezo, Gilma, De la Morena, Manolete....)

    ¿Cambiará algo el trato informativo en general para este club tras los títulos?

    ¿Será el Atlético de Madrid tan simpático para el poderoso lobby madridista?

    Por cierto, ayer en los informativos de Antena 3, y junto al popular Matías Prats, ni una mención a que el Atléti (un club español) estaba jugando una final.

    Por la competencia, se pierde hasta la decencia y la vergüenza.

    Saludos.


<< MaTA-dor