ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

lunes, junio 20, 2011

Petroeuros en la Costa del Sol (Por Antonio Sanz)

el rincón de judas. artículo publicado ayer en público


Por Antonio Sanz

‘¡Ghubn, Ghubn, Ghubn!’. Es el grito de guerra en Martiricos. Es el reconocimiento del pueblo blanquiazul al vicepresidente y hombre fuerte del jeque. Abdullah Ghubn es el rostro presente de Abdullah Al-Thani, el multimillonario dueño del club y miembro de la familia Al-Thani, cuyo progenitor es el emir de Catar. Con poderosos negocios en el Golfo Pérsico, ha convertido al Málaga en la revolución estival. Ya lo logró hace doce meses, pero entonces con pasos desenfocados. Los árabes entregaron el poder, ejecutivo y monetario, a Jesualdo Ferreira, pero el luso fracasó estrepitosamente en el intento. Los 17 millones de euros invertidos mostraron gotas de Sebas, Rondón o Eliseu, como excepcionales ejemplos de la mediocridad firmada. Por eso, tras tirar cinco meses al contenedor, desde Doha se giró a una mayor profesionalización de la entidad. Pellegrini, contratado para dirigir escuelas deportivas de tecnificación futbolística de cara al Mundial de 2022, terminó en el banquillo. A la FEF se le arrebató un gran estudioso del mercado, Antonio Fernández, y se completó el póker con José Carlos Pérez, quien no cobra ni un euro por su trabajo de alta dirección, que ocupó el puente de mando a la derecha de Ghubn. Se salvaron los muebles con otros cinco millones más, aunque las caras esta vez eran reconocibles: Camacho, Asenjo, Baptista o Demichelis.

Málaga es hoy una ciudad ebria de euforia. Se canta que se aspira a la Champions y las presentaciones son puro efecto de mercadotecnia. Entre seis y diez mil personas acuden a La Rosaleda para rendir pleitesía a los fichajes y tributo al poder. Bueonanotte, Van Nistelrooy, Monreal, Mathijsen y Toulalan gastan 22 millones más, mientras se espera a Joaquín, probablemente a Aranzubía y se echa un pulso al Valencia para arrebatarle al joven Isco. En el horizonte, una Ciudad Deportiva y un nuevo estadio para 70.000 espectadores. Y todo porque el barco del jeque no entraba cómodo al puerto de Marbella. l

Escrito por Matallanas | 3:51 p. m. | Enlace permanente

2 Comentarios:


<< MaTA-dor