ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

jueves, diciembre 29, 2005

FIRMA INVITADA: Antonio Sanz

Antonio Sanz vuelve al ruedo. Uno de los mejores periodistas de este país, el que más supo del Atlético y más sabrá jamás, mucho más tras dar el paso al otro lado del periodismo cuando el club rojiblanco le fichó como jefe de Prensa el primer semestre del año 2000, ha aceptado mi machacona petición para participar en este foro y aquí tenemos su firma invitada. Colegas del barrio de siempre, apuntalamos nuestra amistad hasta la intimidad en Marca. De su mano llegué a Recoletos –“¡No te he dicho que te quites el pendiente, eres la leche!”- y a su lado aprendí el oficio, a proteger y respetar a las fuentes y perseguir las noticias y los reportajes. Nos intentaron enfrentar, le exiliaron de director del deportivo ‘Club Málaga’ para que yo creciera en el periódico, no nos estorbábamos, ‘currábamos’ en equipo, pero unidos, haciendo grupo con más compañeros, controlábamos demasiado, unidos, decía, pensábamos, éramos peligrosos, vaya, no interesábamos juntos (ni separados, como se vio 5 años después) a los mediocres que le hicieron llorar cuando dejó su querido Marca para recalar en el Atlético.
Antonio empezó a despuntar como reportero en Europa Press, en ese grupo liderado por Elortegui que no dejaba de dar 'pisotones' y reportajear con arte toda la actualidad. En Marca rápidamente destacó, el Atlético fue su sección y la manejó al milímetro, a golpe de exclusiva y 'reportajones Marca' que crearon escuela. Las interminables jornadas se pasaban volando con las risas y el buen rollo que salía de su dupla con Roberto Palomar. Se trabajaba a gusto, con ilusión. De jefe de Prensa puede pecar de exceso de celo, idéntico al que empleaba como periodista. Llegamos a estar sin hablarnos cuatro meses porque su trabajo y el mío chocaban, pero la amistad prevaleció siempre –“se me figura que decir amigo es decir ternura” (Serrat)- y para preservar esa amistad acepté la propuesta de cubrir la información del Real Madrid siendo jefe de sección del Atlético. Antonio tiene aún mayores conocimientos de periodismo desde el otro lado de la trinchera, ama esta nuestra profesión -"nunca se lo podrán quitar las manchas a un leopardo"-, la más bonita del mundo. Su forma de actuar, discutida, ha sido imitada por flamantes Dircom de otros grandes clubes, que sí han sido alabados por querer dirigir los contenidos que salen de su equipo en los medios.
Al principio no sabía de que escribir. Pero rápidamente eligió el tema, pegado a la actualidad -el Memorial Jesús Gil del viernes-, por supuesto, y le ha quedado redondo. Podéis estar a favor o en contra de lo que hizo y representó Jesús Gil para el Atlético, pero el artículo de Antonio es impecable, consigue el fin último del periodismo: el interés humano.



JESÚS… QUE ESTÁS EN EL CIELO
Por Antonio Sanz

“La que me has liado en Grecia. Y ahora qué les cuento yo a estos”. Así me recibió Jesús Gil en el aeropuerto de Barajas minutos antes de viajar a Salónica para jugar un partido de la UEFA ante el Paok. Hacía referencia a un reportaje publicado en MARCA donde derribaba con la mano una torreta de yogures griegos. Los helenos se lo habían tomado como una afrenta nacional y Gil estaba, una vez más, en la picota… y esta vez, por mi culpa.
Conocí bien a Gil, todo lo bien que él me lo permitió. Al principio, en mis primeros pasos con Europa Press. Más tarde, con MARCA. Al final, desde las tripas del Atlético de Madrid. Más de una década de relación bien entendida, especialmente los últimos cuatro años, en los que hablaba prácticamente a diario con él.
Contrario a lo que muchos han dicho, a mí me llamaba por las noches. Sonaba el teléfono después de los programas deportivos nocturnos. Le gustaba comentar la actualidad y analizar el contenido de los mismos. Por eso nuestra última conversación también fue nocturna. Estaba en Santander, Jesús, en Valdeolivas. Estaba viendo el Real Madrid-Mallorca por televisión. Jesús, también. “Te gusta Eto’o, ¿verdad? Para mi es el complemento ideal de Fernando Torres. Vaya dos puñales arriba. Que sepas que vamos a ir a por él. Florentino no le quiere y eso nos ayuda. Sólo me inquieta el movimiento que pueda hacer el Barça”. Eto’o goleaba en el Bernabéu y el ‘presi’ soñaba ya con verle de rojiblanco. Creo que deportivamente fue su último sueño no cumplido.
Sólo tuvimos dos resbalones. El primero, por una entrevista que no le gustó. Recorrió el avión de clase bussiness a clase turista con el reproche en la boca. El segundo, por Effemberg. Un comentario de Paulo Futre en la página web del club le enfureció. Me metió unos días en la nevera y a otra cosa. Sin rencor. Conmigo jamás lo tuvo.
Retorno a la arena de las letras en la memoria de un partido que te honra. ¡Cuánto te gustaba medirte al Madrid! Y lo hago de ‘visitante’ en este blog -¡cuántas peleas hemos tenido con Matallanas!-, pero como bien decías “nunca rehuyas la invitación de un periodista”.
La actualidad del equipo se la dejo a los técnicos. No me gusta por Toni, un buen director deportivo, ahora mismo traicionado por los resultados. No me gusta por la desilusión que percibo en la gente. Me agarro al optimismo: Rijkaard se la pegó en la primera vuelta y arrasó en la segunda. Ojalá se repita con Bianchi. Ya sé, no somos el Barcelona. Pero sí somos el Atlético.
Te vestí de rey mago, te hice partir queso, bañarte con la copa de la Liga en Marbella, pasear con Imperioso… Por eso, para calibrar tu gestión ya están otros… ¡Pero cómo te hubiera gustado ver el proyecto de Alcorcón! El otro día me comentaba tu amigo ‘Piculín’ que cuánto te echaba de menos. A mí me pasa lo mismo…

Escrito por Matallanas | 12:36 p. m. | Enlace permanente

39 Comentarios:


<< MaTA-dor