ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

jueves, diciembre 22, 2005

La olvidada ausencia de Raúl y la autocrítica de Florentino (MADRID ME MATA)

Su lesión no fue portada. Quedó como difuminada por el ‘baño’ que le pegó el Barcelona al Real Madrid en el partido en el que cayó lesionado. Sus compañeros no se pusieron una camiseta de apoyo y recuerdo al capitán lesionado, como hicieron semanas más tarde los jugadores del Barcelona en apoyo de Xavi Hernández tras su lesión, al margen del que lo pueda considerar un brindis al sol, un detalle, el de las camisetas de apoyo, que refleja la unión y los objetivos comunes de una plantilla y otra. Sumidos en una crisis de juego y resultados que ha desembocado en el despido de Luxemburgo, casi nadie se acuerda de Raúl, que su carácter, garra, calidad, oportunismo y jerarquía son prescindibles en el Real Madrid.

Su decisión de no operarse es sospechosa, al menos extraña y arriesgada. Un tratamiento conservador que pocas veces se ha visto en una rotura, parcial o no, de un ligamento cruzado. Su riesgo es grande y se juega estar en el Mundial. Pero lo asume con al naturalidad que ha liderado el Real Madrid, sobre el césped, en la caseta es otra cosa, en la última década. Si todo ha ido bien, Raúl volverá en unos dos meses, si el tratamiento ha fracasado, Raúl corre el riesgo de perderse la temporada, hecho gravísimo tanto para el Real Madrid como, sobre todo, para la selección española. Su ausencia ya la está notando el equipo, al margen de su pelea, su forma de jugar viniendo a recibir, habilitando a banda de primera, moviéndose entre líneas, su oportunismo demostrado en un gran puñado de partidos decididos con sus goles, todo eso, que es mucho, le falta ahora al Real Madrid..

Cuanto más tarde en recuperarse, más tardará el Real Madrid en encontrar el rumbo deportivo que reconoció tener perdido Florentino Pérez en el primer discurso de su mandato en el que ha introducido la autocrítica. Porque el presidente del Real Madrid ha rectificado sus axiomas primigenios, fichando centrales y jugadores de clase media, pero nunca había reconocido en público errores al analizar el pasado y así lo hizo en la cena de Navidad con los medios de comunicación: “Desde mayo del año pasado algo nos ha ocurrido. Hemos perdido un poco el rumbo y vamos a tratar de encontrarlo con títulos y espectáculo”. Puede ser el primer paso para la nueva regeneración que necesita el Real Madrid. Si se mantiene la autocrítica y se empiezan a buscar un guía, con plenos poderes, para enderezar el rumbo, el Real Madrid puede coger de nuevo la velocidad de crucero. Aunque desde la capital del Reino se ve complicado que le dé con esa velocidad para alcanzar al Barcelona. ¡Y cómo escuece lo de Etoo!

Escrito por Matallanas | 11:32 a. m. | Enlace permanente