ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

miércoles, junio 28, 2006

¡Qué desilusión!

Sé que no estoy en mi juicio
y que me falta inspiración,
todo me saca de quicio
¡qué desilusión!

Odio salir a la calle,
hiede la televisión,
el Rock'n Roll es un arte
¡qué desilusión!

Es sólo una canción
y me siento mejor.

Soy compañero de nadie,
y viajo solo en mi vagón,
no encuentro un soplo de aire
¡qué desilusión!

Soy pregonero del negro
y tengo en cama la opinión,
sé que no existe el infierno
¡qué desilusión!

Es sólo una canción
y me siento mejor.
Es sólo una canción,
es sólo una canción,
es sólo una canción,
y me siento...

¡Qué desilusión! de Leño otra vez. Y... ¿qué queréis que os diga?

Escrito por Matallanas | 1:14 p. m. | Enlace permanente

10 Comentarios:

  • Escrito por Blogger Patrick Everet, a las mié. jun. 28, 04:19:00 p. m.  

    Temazo. Resume el sentimiento que tenemos muchos en estos momentos.

    No nos queda otra que volver a esperar.

    Saludos!

  • Escrito por Anonymous Anónimo, a las mié. jun. 28, 04:40:00 p. m.  

    Después de que España arrollase a Ucrania un diario deportivo utilizó toda su portada para lanzar un mensaje: A que ganamos el Mundial. Le he estado dando vueltas desde ayer a esa mágica profecía. No entendía el propósito. Siempre he creído que los periodistas tenemos una perspectiva equivocada de la selección. No se trata ya de que España nunca ha ganado nada: es que nunca le ha ganado a nadie. El Mundial de Alemania se ha resuelto así: le dimos una paliza a Ucrania, perdimos durante setenta minutos con Túnez antes de una remontada “épica”, ganamos por la mínima a Arabia y perdimos contra Francia. No podía ser de otra forma. Lo ilógico, lo sorprendente y lo histórico hubiese sido ganarle a un campeón del mundo, por la sencilla razón de que España nunca ha hecho nada semejante. De los Mundiales de los últimos treinta años, España no le ha ganado, sencillamente, a nadie.

    Los rivales a los que la selección vence son Suiza, Arabia, Irlanda o Letonia, y eso no siempre ocurre: Francia 98. España, por historia, por juego y por tradición, nunca podrá jugar de tú a tú contra Francia, Argentina, Inglaterra, Italia o Brasil, no digamos ya salir favorita, como nos hemos empeñado la mayoría en el último partido. El día en que tengamos conciencia de eso y asumamos la realidad, habrá dado España un paso importante para la consecución de un título o, al menos, de una sencilla gesta. Porque también en gestas está España huérfana. En el imaginario colectivo de las grandes hazañas futbolísticas de los últimos treinta años brilla el 12-1 a Malta o el 5-1 en octavos de final a Dinamarca: dos potencias de primer nivel. Después hay un rosario de gestas que pudieron ser y no fueron: el fallo de Cardeñosa, el gol de Míchel a Brasil, el penalty de Eloy contra Bélgica, el codazo a Luis Enrique... Sólo en los últimos veinte años, Rumanía, Corea del Sur, Bulgaria, Croacia o Bélgica han alcanzado las semifinales de un Mundial. Y Dinamarca o Grecia han ganado una Eurocopa.

    España no ha hecho absolutamente nada: no le ha ganado absolutamente a nadie. Al último Mundial ha llegado de milagro, detrás de otra potencia como Serbia y Montenegro, jugándose la repesca con la temible Eslovaquia. Y sin embargo, en cada nuevo acontecimiento brota una euforia descontrolada y los periódicos se llenan de forofos que venden una selección que no sólo no es, sino que nunca ha sido: el devastador efecto Poli Rincón. Ni siquiera los argentinos, tan propensos al divismo, llegan tan lejos como los españoles. No digamos ya los franceses: L´Equipe ha asumido la decadencia de su selección y ha recordado a sus lectores que Francia tiene pocas posibilidades de llegar lejos en el Mundial: ellos, que lo ganaron hace ocho años. Aquí, en cambio, parece que en lugar de una selección que no ha ganado nunca nada importante, salvo una Eurocopa con Franco en el palco del Bernabéu, tenemos a la pentacampeona mundial. A que ganamos. Y, bajo el hechizo de la victoria a Túnez, seguimos con la cantinela de que partíamos favoritos y de que éramos el equipo a batir. Tan confiados estábamos que decidimos perderle el respeto a nuestro último ídolo con una portada ignominiosa: Vamos a jubilar a Zidane. Y Zidane, a la carrera y regateando (¡en el descuento!), nos fue jubilando a todos. Ya perdidos, fue la única alegría del partido.

  • Escrito por Blogger guille schäfer, a las mié. jun. 28, 04:49:00 p. m.  

    Lo siento Javi. Por tu España, la de los tuyos y la de todos los amigos que escriben en este blog.
    Me quedo con la propuesta de trabajo de estos 2 años de Luis Aragonés al frente de la selección. Me quedo con el compromiso que asumieron y cumplieron los 23 seleccionados. Me quedo con la imagen enormemente esperanzadora que cuajó España en este campeonato. Confío que se siga por este camino: se puede perder un partido y se puede quedar fuera, pero después de una batalla perdida queda el alma, el concepto, donde los jóvenes que sangraron en ella serán los hombres que tomen la bandera.

  • Escrito por Blogger atontado (que esta uno), a las mié. jun. 28, 07:12:00 p. m.  

    Mata, anda, vente esta noche de fiesta a beber las penas. Estas en el IBC? Se monta una fiesta brasilena en la Leopoldstrasse 11, a partir de las 10.

    Venga!

  • Escrito por Anonymous Anónimo, a las mié. jun. 28, 09:53:00 p. m.  

    creo que es el momento de hablar de marca, matador. échale huevos

  • Escrito por Anonymous depedro, a las jue. jun. 29, 12:17:00 a. m.  

    Fernando Torres, el jugador que va a cambiar el sino del fútbol español. ¿No te cansas de equivocarte?

  • Escrito por Blogger Salanova, a las jue. jun. 29, 12:24:00 a. m.  

    Gran canción.Tdos estamos mal, nos recuperaremos y triunfaremos.
    Saludos

  • Escrito por Anonymous Ricardo Pelaez, a las jue. jun. 29, 10:13:00 a. m.  

    Es cierto que España no le ha ganado a nadie. También es cierto que Argentina tampoco antes del 78, y a partir de allí todo cambió.
    En principio debiéramos evitar hacer canciones tan motivadoras como "A por ellos!"; por mucho menos la gente se suicida..
    Segundo, los que entren a la cancha deben tener algo llamado cojones y también algo de hambre. Salvo alguna excepción, el segundo tiempo contra Francia fue un concierto de ausencias. Y en un partido así no te puedes borrar.

    Luego los periodistas diciéndole a los jugadores "gracias por el buen juego..", cuando lo que pasó es que se han vuelto en 8vos por perder con el primer equipo en serio que se les cruzó en el campeonato.
    La falta de exigencia (del público, del periodismo y, fundamentalmente de los protagonistas) y esa actitud justificatoria para con jugadores que militan en las principales ligas del mundo es, al menos, irritante.

    Lo del periodismo no extraña, aunque lo que si sorprende es esa inmensa afición a los pronósticos que se viene instalando con cada vez mas entusiasmo.

    Con qué necesidad?

  • Escrito por Anonymous Anónimo, a las jue. jun. 29, 04:03:00 p. m.  

    A mi tambien me dolio la eliminacion de españa pero creo que tenemos que sobreponermos.
    Animo Mata-dor!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  • Escrito por Blogger Hugo Denis, a las vie. jun. 30, 07:03:00 a. m.  

    La verdad es que estoy bastante de acuerdo con el primer anónimo que ha escrito. Lo de la sociedad española es acojonante. Para leer mi opinión del tema: http://oceanodeluz.blogspot.com/


<< MaTA-dor