ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

miércoles, mayo 21, 2008

La encrucijada de Juanma Lillo

JAVIER GÓMEZ MATALLANAS. Juanma Lillo está que se sale. El buen hacer del entrenador guipuzcoano al frente de la Real Sociedad (ascienda o no ascienda) está acallando muchas de las críticas sistemáticas y maniqueas que se realizan contra él. No era sencillo embarcarse en un histórico con urgencias de ascenso. Lillo asumió el reto de intentar ser profeta en su tierra y va saliendo adelante. La Segunda división es una categoría muy complicada y llegar a ella, a falta de once jornadas para el final de la Liga, con la obligación de conseguir el ascenso es un reto.

Siete jornadas después, Lillo puede presumir de cuatro victorias y tres empates, argumento que esgrimirían los resultaditas para valorar el trabajo del entrenador que firme estos números. El objetivo del ascenso lo tiene a tiro. Sólo el ‘canteo’ que se está pegando Badiola, el mandamás de la Real, tocando a terceros para favorecer al equipo donostiarra podría impedir que finalmente Lillo consiguiera llevar de nuevo a la Real Sociedad a la máxima categoría.

La dialéctica de Lillo ha sido un arma arrojadiza contra un técnico muy significado en la escuela futbolística que representan Menotti, Valdano o Cappa. Su afinidad por lo argentino llegó a provocar que los más cercanos a Lillo llegaran a preguntarle hace unos años: “¿Por qué hablas en argentino Juanma? ¡Si eres de Tolosa!” Y es cierto que en esas tertulias futboleras interminables, y deliciosas, Lillo se expresaba en un acento muy próximo al que hablan los porteños. Por este acento le criticaron igual que por sus ideas futbolísticas.

Entre los futbolistas a los que ha entrenado apenas encuentras un crítico. Todos alaban su método, el trato que les dispensa y su sinceridad. Iñaki Bea, central del Valladolid, reconoce que cuando le tuvo en el Ciudad de Murcia desde el primer momento fue de frente y le dijo que no contaba con él para nada, pero le respetó como uno mes en las sesiones de trabajo.

Los periodistas que cubren la información de la Real se encuentran encantados con Lillo. Van a Zubieta a cubrir los entrenamientos con otros alicientes desde que el de Tolosa se hizo cargo del equipo. Muchos no daban un euro por él, envueltos en prejuicios, y le reconocen una metodología de trabajo y un buen hacer.

Lillo, aunque a veces sea demasiado rebuscado en sus afirmaciones, y su discurso chirríe en un mundo tan primario y simple (pero grandioso) como el del fútbol, aspira a ser un buen entrenador de fútbol. Ahora está en la encrucijada. Debe decidir si sigue en al Real Sociedad o se marcha al Barça a la sombra de Guardiola. Si consigue el ascenso debería continuar en la Real Sociedad. Incluso si no lo consigue. Porque si se marcha al Barcelona, con Pep Guardiola al frente quedaría en un segundo plano. Y Juanma Lillo merece tener su protagonismo. Es necesario para el fútbol. Incluso para sus más fervientes enemigos.


Imprescindible

Escrito por Matallanas | 1:04 a. m. | Enlace permanente

6 Comentarios:

  • Escrito por Anonymous Anónimo, a las mié. may. 21, 04:16:00 p. m.  

    No se, no se con este entrenador... En otros sitios donde entrenó se le llamaba "Juan Malillo" (en Lugar de Juanma Lill), de lo malo que es..

  • Escrito por Anonymous Anónimo, a las mié. may. 21, 04:37:00 p. m.  

    Que gente como Clemente tengan banquillos antes que Lillo es increible.
    Siempre me gusta escucharle...puede que ese sea su fallo, que envuelve todo en tanta palabra que al final si los resultados no le acompañan, se le vuelve en contra.

    Entiendo que haya muchos detractores, pero siempre pondré antes a los entrenadores que apuestan por futbol como Valdano,Lillo,Victor Fernandez, etc... antes que a los Clemente, Capello, Lotina, etc...

    Un Saludo

  • Escrito por Anonymous Anónimo, a las mié. may. 21, 06:55:00 p. m.  

    quién es Lillo?? contra quien ha empatado?? hay que darle banquillo porque gusta escucharle?? pues que se lo hubieran dado a Hector del Mar; y poner como paradigma de grandes entrenadores a bluffs como Victor Fernandez es lo que faltaba; Victor es un globo de la prensa, vale para una temporada pero a la segunda deja el club como un solar, y ahí están las pruebas para analizarlo sin amiguismos de la prensa.

  • Escrito por Anonymous Anónimo, a las mié. may. 21, 10:26:00 p. m.  

    Yo me considero una personaje con un gran manejo de la dialéctica, a lo mejor Duro puede conseguir que Calderón me de el puesto de entrenador...coméntaselo

  • Escrito por Anonymous Anónimo, a las jue. may. 22, 12:45:00 a. m.  

    Muchos años de duro trabajo le quedan a este para poder compararse con Clemente....

  • Escrito por Anonymous Anónimo, a las jue. may. 22, 01:42:00 a. m.  

    si va al barça y no acompañan los resultados, laporta va a salir malparado de todo esto. lo que le faltaba al barcelona, un charlatan


<< MaTA-dor