ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

domingo, noviembre 01, 2009

Valdano, un técnico sin chandal (Por Antonio Sanz)

el rincón de judas. artículo publicado hoy en público


Por Antonio Sanz

Ya hemos explicado que para Florentino Pérez el entrenador es un actor de reparto. De los de escaso guión pero con aspecto de galán. En su ideario de técnico sobresale, por encima del resto, la figura de Jorge Valdano: elegante, distinguido, con verbo fácil y convincente, con amplia y satisfactoria trayectoria deportiva y con pose de ejecutivo voraz capaz de todo, excepto de revestirse con chándal -hasta hoy herramienta clave para el trabajo-. Con estos parámetros, el Real Madrid tardó en encontrar al profesional. Lo fácil, quizá también lo coherente, era copiar el modelo azulgrana: un mister que haya mamado la idiosincrasia de la casa. La figura de Michel -lo más cercano a Guardiola- no enamora a Pérez, ni tras la machada de Getafe. Y eso que sus planteamientos previos resbalaron en un vaivén de indecisiones.

Si la lista de jugadores estaba confeccionada con un alto nivel de respuestas afirmativas para vestir de blanco, el elegido para el banquillo merodeaba entre movimientos bursátiles. En función de la jornada, las acciones de los candidatos cotizaban al alza o la baja, bailaban entre la selección y el desprecio y sus respectivos valores de mercado disfrutaban al movimiento de una noria. El proceso de elección resultó cómico: si Florentino regresaba de Italia de un viaje de trabajo, la influencia de sus próximos -Berlusconi y Galliani- le acercaba a Ancelotti. Se mostró tan convencido y tan cercano al consejo recibido, que decidió sondear a la opinión pública. La respuesta negativa del madridismo precipitó el acuerdo de Carlo con el Chelsea. La relación con Jorge Mendes, agente de Cristiano Ronaldo, abrió la opción de Mourinho. José no vive cómodo en Milán y su nuevo reto es ganar una Liga, tras la Premier y el Scudetto. El histrionismo del luso lo borró del catálogo de optantes. Cuando todos los caminos conducían a Wenger, uno de los ejecutivos poderosos del club con capacidad para ser escuchado por Pérez, de apellido Sánchez, propuso a Benítez. Rafa acababa de renovar por cinco años con el Liverpool porque sintió que nunca sería el elegido. El tanteo del presidente alejó un poco más al madrileño a la vez que recortó distancia con el galo, quien engañó con un disfraz que descolocó a los que, apoyados en escudo y talonario, trataron de cautivar sin seducir a Arsène.

Manuel Pellegrini, con el respaldo de Valdano y sin el convencimiento de Florentino, es nombrado sin fe entrenador del Real Madrid. Llega sin voz ni mando para participar en la confección de la plantilla. Los primeros pasos son tan inquietantes que son asumidos por el poder como pulsos al ático. Pérez le pone la cruz cuando Sneijder y Robben descubren que el entrenador habla un idioma distinto al del club. El resto son críticas deportivas que se magnifican tras Alcorcón: las rotaciones, el sistema de juego, la ausencia de fútbol, la sempiterna titularidad de Raúl, el descrédito de Kaká o Benzema… El abanico de futuros técnicos asalta la mesa de quien debe tomar la decisión, primero de cargarse a Pellegrini y luego de acertar con el relevo. De todos los presumibles me quedo con Luis Aragonés. Que haya aparecido su nombre significa que van directos al corazón de Raúl. Y lo más grande es que nadie explica por qué Valdano sigue sin querer ponerse el chándal.

Escrito por Matallanas | 12:55 a. m. | Enlace permanente

0 Comentarios:


<< MaTA-dor