ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

lunes, octubre 18, 2010

Rubén Baraja: "Cuando te retiras, tu vida se corta y sólo ves un precipicio"

entrevistas. publicada el domingo 17 de octubre


Rubén Baraja Vegas (Castronuño, 1975) vive sus primeros días como ex futbolista. El Pipo, que salió de Mestalla por la puerta grande, reconoce que es difícil asimilar la retirada.









Javier Gómez Matallanas 17/10/2010

¿Le ha pillado por sorpresa la retirada?
¡Hombre, con 35 años, no! Me quedaba un año de contrato y podía seguir jugando o no dependiendo de las circunstancias que se dieran. En la primera vuelta no tuve minutos y pensé que había llegado el momento de dejarlo; en la segunda la sensación que tuve fue bastante buena, tuve continuidad, tuve partidos, tuve protagonismo en el equipo y me quedé con ganas de seguir jugando.

¿La retirada es definitiva?
Creo que es definitiva. Ahora soy agente libre y puedo fichar en cualquier momento y por cualquier equipo. Pero ya estoy centrado en empezar a vivir otro tipo de cosas. Quiero cerrar el capítulo de jugador de fútbol y centrarme en otros objetivos.

Estuvo muy cerca de fichar por el Levante.
Sí. Hubo contactos. El trato fue exquisito y tanto el presidente como el director deportivo y el entrenador estuvieron muy cariñosos conmigo. Querían que formara parte del proyecto del Levante en Primera División. Yo no terminaba de estar convencido. Cuando un jugador va a un sitio sin estar convencido de lo que hace, posiblemente vaya a sufrir o se vaya a encontrar mal. Espero que al Levante le vaya muy bien.

Psicológicamente, ¿cuesta mucho dejar de ser futbolista?
Pues sí, cuesta mucho. Aunque creas que estás muy preparado para ese momento, cuando llega no es fácil de asimilar. Tu vida se corta y lo único que ves es un precipicio ahí. Has hecho toda la vida lo mismo y de repente tienes que plantearte nuevas metas, nuevos objetivos y, sobre todo, aclararte las ideas para ver lo que vas a hacer en los próximos años.

Pero ha ganado bien en el fútbol; como se dice coloquialmente, tiene la luz pagada.
He tenido la suerte de hacer una carrera con éxito. He ganado títulos, he jugado a un gran nivel, he disfrutado de una década fantástica con el Valencia y eso me ha dado una situación económica que me permite vivir tranquilo si no encuentro una ocupación que me guste.

¿Seguirá en el fútbol?
Estoy aprendiendo a mirar el fútbol desde otro punto de vista. Porque el jugador de fútbol, aunque deje de jugar, sigue pensando como futbolista. En ese trayecto que hay desde que dejas de jugar hasta que empiezas a hacer otra cosa, lo más importante es asimilar cuanto antes la nueva situación que tienes y empezar a valorar qué es lo que realmente te gusta o te encaja dentro del fútbol sin ser futbolista. Quiero decantarme por algo en lo que realmente vaya a disfrutar.

Volviendo a lo de la retirada, ¿en algún momento albergó la esperanza de renovar con el Valencia?
Cuando llega enero y febrero y el club no me ha dicho nada, lo lógico era pensar que no me iban a renovar, que mi ciclo había terminado. Pero en la parte final del campeonato tuve continuidad y minutos y albergué esa posibilidad, quizás con un rol distinto, ayudando al equipo. Pero el club decidió que era el momento de cambiar y traer otro tipo de jugador.

¿Necesitaba el club quitarse una ficha alta como la suya?
El aspecto económico no habría sido problema. Con 35 años mi ilusión pasaba por seguir disfrutando del fútbol. Económicamente, como he dicho antes, el fútbol ya me ha dado lo suficiente como para poder vivir tranquilo el resto de mi vida. Si el Valencia me hubiera hecho una oferta a la baja, me hubiera bajado el sueldo, para mi eso no habría sido un problema. Habría seguido en el Valencia porque la motivación era muy alta.

¿No se relajó usted y su representarte y no se movieron para buscar equipo antes de finalizar la temporada?
Es posible. Tampoco ha acompañado mucho la situación del fútbol actual, del mercado, en la que los equipos tienen más dificultades económicas a la hora de firmar a los jugadores.

¿Se pudo asustar algún equipo pensando que quería ganar igual que en el Valencia?
Creo que no. He dicho un montón de veces que el tema económico para mí no era ni es algo importante. Yo lo que quería es seguir disfrutando del fútbol y de esta profesión de futbolista. Pero buscaba un equipo con unas características determinadas.

También tenía fama de jugador de cristal, que se ha lesionado mucho en su carrera.
En mis diez años en el Valencia tuve una racha de lesiones un poco difícil de digerir. Fue año y medio con lesiones continuas que no conseguía superarlas. Pero en los últimos tres años lo he superado, quitando el último que he estado cerca de los 25 partidos, los 30 partidos de competición.

Además de esa racha de lesiones, ¿cuál fue su peor momento en el Valencia?
La etapa más complicada fue en 2008 cuando se provocó esa fractura dentro del vestuario y a nivel institucional. Fue un año muy convulso, con muchísimas dificultades, en los que el equipo estuvo incluso en peligro de bajar a Segunda. Ese es mi peor recuerdo como valencianista, pero afortunadamente el equipo se repuso y ya está en Champions, donde debe estar.

Le acusaron de haber traicionado a Albelda, Angulo y Cañizares cuando les apartan.
Vivieron una situación difícil de superar, pero nosotros no tuvimos absolutamente nada que ver. El entrenador decide no contar con tres compañeros y lo único que podíamos hacer era apoyarles. Pero teníamos que jugar cada domingo, había que seguir. A pesar de que estábamos fastidiados por la situación que estábamos viviendo, teníamos que salir a competir para sumar los tres puntos cada partido. Te encuentras entre la espada y la pared porque son tus compañeros y también te debes a una afición por la que tienes que tirar para adelante. En ese momento, el equipo era lo más importante.

¿Llegaron a temer por el descenso?
Había que seguir luchando y seguir trabajando para que el Valencia no se fuera al garete, que pudo pasar. Ya me sucedió algo parecido con el Atlético de Madrid. Yo ya había visto como el Atleti bajaba a Segunda. Sabía que si el equipo se rompía, podíamos descender. Estábamos fastidiados por ellos, pero debíamos seguir jugando.

Fue un ambiente muy malo.
Fue duro porque se dijo que nosotros éramos los responsables de una situación de la no teníamos absolutamente nada que ver. Nosotros decidimos seguir peleando. El vestuario se fracturó y hubo problemas de convivencia. Fue un año muy difícil. Mirándolo con perspectiva, la gente que en su momento criticó nuestra actitud, después nos la ha agradecido porque realmente lo que teníamos que hacer era seguir luchando por el club y por la afición que va todos los domingos a Mestalla.

Pero ellos lo pasaron fatal.
Vivieron un momento personal muy desagradable, pero, por ejemplo, Albelda ha sido capaz de dar la vuelta a la situación y volverse a ganarse la confianza que le quitaron. Fue una situación difícil porque eran compañeros con los que habías vivido muchas cosas, pero no dependía de nosotros. Fuimos capaces de que el equipo se salvara y de conseguir una Copa del Rey para el Valencia.

¿Aquello se ha olvidado?
El tiempo ha conseguido curar esa fractura y yo he conseguido irme del Valencia absolutamente pleno. No me llevo rencor de ningún tipo, no tengo ningún problema con nadie y me siento feliz de haber sido jugador del Valencia. Quería salir del club por la puerta grande, con el cariño de la gente, con el prestigio de haber jugado diez años en este equipo y con el respeto del aficionado, de la gente del club y de mis compañeros. Y lo conseguí.

Dos de aquellos tres apartados no salieron así...
No. Cañizares y Angulo no tuvieron la fortuna de salir como merecían por lo que dieron al Valencia en esos años. Es algo que está en el debe de este equipo, pero no de ahora sino de hace mucho tiempo y no es habitual ver a un jugador salir como yo de Mestalla, con el público en pie, con todo el mundo volcado conmigo y con un cariño que se me quedará grabado para siempre en el corazón. Eso es lo que debería pasar con todos los grandes jugadores que han estado durante una época importante y que han peleado por el Valencia. Ellos no tuvieron esa suerte. Espero de aquí en adelante que el club sepa reconocer el trabajo de los jugadores que han hecho historia.

¿Cuándo dejó la Selección se vislumbraba que ganaría la Eurocopa y el Mundial?
Luis estaba instalando su forma de ver el fútbol, su filosofía y fue poco a poco eligiendo a los jugadores que estaban en esa dinámica. Y al final formó un grupo fantástico que fue campeón en el 2008 y que ha sido capaz de ganar el Mundial 2010, algo que es mérito de Luis y luego de Del Bosque.

¿Cómo vive un internacional que ha defendido La Roja esos dos triunfos históricos?
Cualquier jugador que se haya puesto la camiseta de la Selección española ha disfrutado como un niño cuando España ha sido campeona de Europa y campeona del Mundo. Fui a la final a Sudáfrica. Viajé en el día por la ilusión que me hacía ver a España jugar una final de la Copa del Mundo

¿Le invitó la Federación?
Me invitó Marchena. En una concentración la pasada temporada, hablando un día en la habitación, Carlos tenía dudas de si iba a ir y le dije que iba seguro, que era un tío importante. Y él me dijo: "Voy a ir al Mundial y tú vas a ir a la final porque lo vamos a ganar", hablando en plan coña. Cuatro días antes de la final me mandó un mensaje: "Te acuerdas de lo que hablamos aquel día: me gustaría que vinieras a la final". Me hizo ilusión vivir un hecho histórico y fui. ¡Y no veas el viajecito! Porque cuando vas de futbolista vas directamente a jugar, pero allí estábamos cuatro horas antes, vimos toda la fiesta, que si Shakira. En la vuelta todos estábamos muy felices, pero destrozados. Pero fue una experiencia única poder ver en directo como Casillas levantaba la Copa del Mundo.

¿Algún equipo puede asaltar la hegemonía Madrid-Barça?
En diez años solamente ha habido un equipo, el Valencia, que de diez ligas ha sido capaz de ganar dos, algo que se ha catalogado de histórico.

Escrito por Matallanas | 7:34 p. m. | Enlace permanente

1 Comentarios:


<< MaTA-dor