ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

lunes, noviembre 28, 2011

Ganar, ganar, ganar... y volver a ganar (Por Alfredo Duro)

¿os suena?



Por Alfredo Duro
Ni el mismísimo Luis Aragonés habría definido mejor esta especie de “día de la marmota” en la que parece haberse instalado el madridismo, empeñado en celebrar victorias al mismo ritmo que el calendario le coloca obstáculos en el imparable camino a la reconquista de los títulos. Uno tras otro. Partido tras partido. En una especie de obsesión enfermiza por convencer a toda la especie del indomable espíritu ganador que ha moldeado este equipo, imperturbable ante los constantes retos que sigue proponiendo su grandioso oponente azulgrana. En esa carrera de constante superación, lo del Madrid ya no admite sospechas de ningún tipo. Gana y arrolla aún cuando la noche le roba la inspiración y el ingenio. Pasó con el Atlético y puede pasar con el propio Barcelona, al que se le atisban ahora vulnerabilidades y dificultades imposibles de observar en tiempos no muy lejanos. Conclusión: Madrid gana, Barça pierde. Seis puntos, seis.

Se cumplen dos meses sin parar de ganar. Ganando por sistema. Ganando por fútbol. Ganando porque el Real Madrid de Mourinho se ha convertido en un portaaviones de última generación, en el que podrían aparecer una larga serie de Kamikazes al grito de “Tora, Tora, Tora” y convertir el hasta ahora inexpugnable ciclo barcelonista en un “Pearl Harbour” azulgrana. Victoria sobre victoria. Triunfo sobre triunfo. Sin distinción de rivales. Pequeños, grandes y mediopensionistas. Desde el brillo y la autoridad hasta la contundencia y la agonía. Apretando los dientes y dibujando al mismo tiempo endiabladas exhibiciones de vértigo y energía. Señalando al rival y golpeando donde más le duele. En una difícil simbiosis ataque/defensa que acaba por aturdir al contrario mientras define la forma menos tortuosa de salir del trance.

Están las cosas como para sacar pecho y decir “que pase el siguiente”. El mismo pecho que sirvió para que Higuaín evitara el gol del Valencia. Ese pecho que utilizó el Pipita para burrear a Godín y Asenjo y medio liquidar el derby. Un derby castigado por la mandíbula de cristal del Atlético de Madrid, tristemente acostumbrado a recibir y caer a la lona: Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez, once, doce, trece….!!!! K.O. Se acabó el combate. Y se levanta el brazo de Cristiano Ronaldo,convertido hoy por hoy, a base de goles, en el jugador más decisivo del planeta. Batiendo récords imposibles y amenazando con convertirse en uno de los mejores goleadores de todas las épocas. Segundo año de Mourinho y confirmación de lo que muy pocos se tomaron como correspondía. No es que su segundo año vaya a ser mejor que el primero. Su segundo año apunta a histórico, acabando con la hegemonía barcelonista al único ritmo que el madridismo está acostumbrado: el de “ganar, ganar y ganar…y volver a ganar”.


Duro ¿os suena?

Escrito por Matallanas | 1:56 p. m. | Enlace permanente

2 Comentarios:


<< MaTA-dor