ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

jueves, febrero 09, 2006

FIRMA INVITADA. Rodolfo Chisleanschi

Ya reproduje el artículo que publicó mi amigo Rodolfo Chisleanschi el pasado 13 de enero en El País. Chisleanschi, subdirector de la revista Geo, ex corresponsal del diario Clarín en España y especialista en fútbol, autor del libro 'Planeta fútbol', impresionante recopilación fotográfica con motivos balompédicos de todo el globo terráqueo, vuelve hoy a nuestro blog como Firma Invitada para opinar de las declaraciones en las que Fabio Capello ha hablado de Franco. Rodolfo no se ensaña con el fondo de las palabras del italiano y realiza una brillante reflexión sobre sí los periodistas debemos preguntar a los futbolistas sobre cuestiones ajenas a su profesión. Muy interesante.

Capello, a tus capellettis
POR RODOLFO CHISLEANSCHI

Fabio Capello sacó a relucir su mandíbula batiente, y es fácil suponer que sin que se le moviera un músculo de su rostro de guerrero romano, y le dijo a un periodista del diario italiano La Repubblica que en España hay “una creatividad latina bajo un orden riguroso; el orden que dejó Franco”, para agregar que aquí “funciona todo y funciona bien”. Por supuesto, no tiene sentido entrar a analizar el fondo de estas palabras. Las últimas, porque hubiera bastado con llevarle esta semana a coger un avión de Iberia en la ya célebre T4 de Barajas para demostrarle que su idea y la realidad transitan por pistas diferentes. Las primeras, porque las decora con un barniz político tan respetable como absurdo, ¿o alguien puede imaginar que durante el año que estuvo en Madrid le dio tiempo a hacerse una idea cabal del significado del franquismo en la Historia española? Si algo caracteriza al mundillo futbolero es su tendencia a vivir dentro de una burbuja de la cual muy pocos escapan. Nadie recuerda a Capello haciendo un trámite en la oficina de Tráfico, saliendo de vacaciones por la carretera de Valencia en Semana Santa, pidiendo un piso de protección oficial o yendo a la vieja Ciudad Deportiva del Madrid en metro. Entonces, ¿cómo puede valorar el orden existente en un país y mucho menos establecer su origen histórico?

En cambio, las palabras del técnico de la Juventus sirven para reflotar una vieja disyuntiva nunca del todo resuelta por nosotros, los periodistas: ¿es lógico pedirle a un personaje conocido que opine sobre temas que no son de su incumbencia? El colega de La Repubblica quiso que don Fabio hablara de Madrid (y del Madrid, pensando en su supuesto regreso) de una manera original, de sacar al entrevistado del único tema del que está absolutamente habilitado para opinar, y se encontró con un par de frases tan carentes de sustento que convierten a Capello en un tipo simpático, incluso a su pesar, porque bien miradas, provocan antes risa que espanto. Habrá quienes sostengan que la pregunta logró descubrir a un admirador del ex dictador, o quienes supongan, a partir de aquí, su afinidad con Silvio Berlusconi, Benito Mussolini o Nerón. Pero en el fondo, ¿qué más da? Capello tiene derecho a pensar lo que quiera y apoyar las ideas políticas que le vengan en gana, aunque particularmente no me gusten, como lo tiene cualquiera de nosotros: el problema es morder la manzana que con más o menos buena fe le ofrece el periodista y hacerlas públicas.

Hace algunos años entrevisté a Zinedine Zidane para el diario argentino Clarín, y durante unos minutos, me empeñé en que hablara sobre las relaciones entre el mundo musulmán y el “occidental”. Zizou me contestó con corrección, pero en realidad, dijo muy poco, se sintió incómodo y una vez publicada la charla, quedaba claro que lo interesante estaba en sus ideas sobre el fútbol y no sobre la guerra contra el terrorismo y la Yihad islámica. Cuando Zidane pisa la pelota, sale del regate con la cabeza levantada y mete un pase filoso entre los centrales adversarios, da igual si lo hace convencido de que las caricaturas de Mahoma son inaceptables o una soberana tontería. Su verdad está en el fútbol, e interesarse por conocer sus ideas fuera de él es invadir un terreno privado, alimentar el morbo y, de alguna manera, confundir al público.

Del mismo modo, que Fabio Capello, sin dudas un muy buen entrenador, haga un análisis de la dictadura franquista tiene tanto valor como si alguien describiese la sociedad norteamericana por haber visto un rato la Superbowl. Dejemos que el viejo guerrero romano siga adiestrando a sus huestes, y ocupémonos cada uno de lo nuestro, que ya bastante trabajo cuesta.

Escrito por Matallanas | 9:14 a. m. | Enlace permanente

7 Comentarios:

  • Escrito por Anonymous Anónimo, a las mié. feb. 08, 11:11:00 p. m.  

    Yo creo que los futbolistas, como cualquier personaje público, deben opinar sobre temas de interés general, y deben tener una formación acorde con su relevancia social, tener una cultura media. Es lo mínimo exigible!!! Digo yo...

  • Escrito por Blogger Vicente Garcia, a las jue. feb. 09, 12:01:00 a. m.  

    Excelente artículo Roberto. Da gusto leerte. Estoy muy de acuerdo contigo. No les enjuiciamos por lo que piensan o por cómo visten, sino por su faceta profesional. A mi tampoco me ha gustado lo que ha dicho Capello, pero él mismo. Yo a Capello lo que le pido es que haga jugar bien al fútbol, pero creo que eso es imposible.
    Por cierto, he escrito en mi blog (http://vicentone.blogspot.com) una cosa sobre Capello mientras al Madrid le iban cayendo goles en La Romareda (como Mata). Recomiendo su lectura. Saludos

  • Escrito por Blogger Matallanas, a las jue. feb. 09, 02:48:00 a. m.  

    Se Rodolfo, Vicen!!! Que estás tan entusiasmado en la blossfera que te aceleras, je,je!!!

  • Escrito por Anonymous Juan, a las jue. feb. 09, 06:32:00 p. m.  

    Qué bien Rodolfo! Lo explicas sensacional y con autocrítica! No escribes de deportes ya en ningún lado?

  • Escrito por Anonymous deja vu, a las jue. feb. 09, 11:00:00 p. m.  

    Roberto, Capello dijo una obviedad:

    1- en esos años (finales de los 90) ESPAÑA CRECÍA AL NIVEL DE iRLANDA DENTRO DE LA ue

    2- ¿Orden de Franco? Coño, lo normal en un dictador es que deje cierto orden. Decirlo no le convierte en franquista.

  • Escrito por Anonymous Anónimo, a las vie. feb. 10, 11:04:00 a. m.  

    Matallanas, ¿de dónde has sacado al Roberto este hombre?
    Qué pasa otro periodista que no tiene de otra cosa de qué escribir?
    Capello dijo ayer que no se malinterprete lo que dijo porque él más que nadie está en contra de las dictaduras porque su padre estuvo en un campo de concentración.
    A ver si nos informamos mejor y dejamos de escribir payasadas. Pásense por la opinión del As y lean a Alberto Cerruti que sabe de lo que va el tema y no a personajes que oyen las campanas y no saben dónde.
    Venga hombre.

  • Escrito por Anonymous Rodolfo, a las vie. feb. 10, 11:15:00 a. m.  

    1.- Gracias, Vicente, y por partida doble: por el elogio y por venir de un colega, que ya sabes que en este oficio somos más dados a tirarnos cañonazos que flores entre nosotros. No te contesté ayer porque no tuve un momento para sentarme a hacerlo. Y por supuesto, acuerdo contigo respecto al fútbol odioso de Capello. Es de los tíos más listos que conozco: llega a un club, exige el oro y el moro, gana y eso le da patente de corso para aburrir a las ovejas. Por otro lado, hay que reconocer que sus equipos están perfectamente armados, son sólidos, reconocibles. El tipo sabe, más allá de que coincidamos con él o no. Es un tipo con mucho orden, je. Un abrazo.
    2.- Gracias Juan. Colaboro de vez en cuando en El País, y en el espacio que me presta mi amigo Mata, pero por ahora nada más. Estoy dedicado al mundo de los viajes en GEO. Buena revista, eh. Un saludo.


<< MaTA-dor