ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

lunes, abril 21, 2008

Eto'o anticipa el pasillo azulgrana al Madrid (Por Alfredo Duro)

¿OS SUENA?


Por Alfredo Duro

Tanto hablar de los fantasmas futbolísticos que han acompañado al Real Madrid durante la temporada regular, de la ausencia de la anunciada excelencia y de los altibajos estéticos para, finalmente, sentarnos a hacer cuentas y comprobar con sorpresa que el alirón blanco está a punto de concretarse incluso antes de la visita al Bernabeú del Barcelona. Una demostración del escaso crédito que se ganaron la colección de alarmistas que vaticinaron el desplome madridista cuando mermó la ventaja de nueve puntos que, ya hace de eso un par de meses, unos pocos dimos como definitiva.

Una demostración también, de la capacidad del Madrid para mantener el tipo de organización y compromiso que le llevaron el pasado año a la conquista del título. Y una demostración, en suma, de la gravísima pérdida de valores de todo tipo que el Barcelona ha ido dejando en el camino sin mostrar el menor síntoma de rehabilitación. Por eso, entre otras cosas, el Barça vive tiempos de sequía. Por eso, gente como Eto´o no se esconde y proclama a los cuatro vientos, incluso con cierta dosis de felicidad, que quieren cambiar de equipo. Empiezan las carreras.

La imagen del Barcelona haciendo pasillo al campeón en el Santiago Bernabeú no es una imagen cualquiera. Ese momento alimentará el morbo de un buen puñado de madridistas, pero sobre todo, devuelve el reconocimiento que, en ese mismo estadio, otro buen número de madridistas fue capaz de ofrecerle al Barça cuando el equipo de Rijkaard, con un Ronaldinho pletórico, arrancaba los aplausos de Chamartín como testimonio a la obra de arte del famoso gol que le puso la guinda al 0-3 de hace unos años con el que se consumó el final de la era galáctica de Florentino Pérez. Entonces, mientras el Barça acumulaba elogios, el madridismo se convenció de la gravedad de su enfermedad.

Ese mismo convencimiento es el que yo detecto en Samuel Eto´o, señalado ahora como ejemplo de inoportunidad, pero al que no resultará fácil convertir en chivo expiatoria de un final de temporada que para el Barcelona puede ser eterno. Mientras que Ronaldinho se oculta en un silencio igual de escandaloso que su comportamiento dentro y fuera del campo, Eto´o prefiere salir al centro de la escena y decir sin tapujos lo que en Can Barça nadie quiere oír: que son un equipo perdedor. Una manera ejemplar de adelantarse al pasillo del próximo siete de mayo y decirles a unos cuantos que conviene empezar a ser realistas.

Duro ¿os suena?

Escrito por Matallanas | 8:31 p. m. | Enlace permanente