ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

lunes, abril 14, 2008

La crueldad y la justicia (Por Kiko Narváez)

el arquero. artículo publicado en la razón el 14 de abril de 2008

Por Kiko Narváez

Que os quede claro que no soy el corresponsal de La Voz de Getafe ni un becario de La Gaceta Azul, pero las gestas y andanzas del equipo madrileño me obligan, una vez más, a convertirlo en mi protagonista. Sí éramos muchos los que creíamos que la noche del 4-0 al Barcelona en Copa el Getafe había tocado techo y explotado el 'orgasmometro', otra vez nos sorprendió en el Coliseum el Geta ante el Bayern de Munich abrazándose a la épica jugando con un jugador menos durante 115 minutos.

Os prometo que hacía mucho tiempo que no me emocionaba con el deporte que me abandonó prematuramente. Ver al equipo azulón revelarse ante la desgracia y, después del mazazo de Ribery en el 89, levantarse en la prórroga aún con más fuerza y dos golazos, provocó el sonido de un sms en mi móvil. Era mi comprade Pedro Rodríguez (el ‘Bounty’ para todos), ex fisio del Geta, que la semana anterior había llevado a su viejo de 80 tacos a Munich a ver a su Getafe del alma jugar en el Allianz Arena. "INCREÍBLE", decía el escueto mensaje.

Sí. Fue increíble lo de estos tíos. Hacer que en el palco del Coliseum el Rey no parara de gesticular y el Príncipe, en la ocasión de Braulio, se levantase espontáneamente dejando sin ver a un Ramón Calderón esta vez en segunda fila. Fueron detalles que provocaron que la afición del sur de Madrid se sintiera orgullosa de una plantilla que les había colocado en el punto de mira del fútbol mundial, y había conquistado el corazón de toda la España futbolera, con sus austeros, pero eficaces, 32 millones de presupuesto.

Sentí envidia por no estar ahí después del gol de mi Casquerito, pero más coraje me dio no estar en los minutos finales cuando la crueldad se cebó con el EuroGeta. Ese era el momento, cuando pitó el árbitro, de reventarme las manos aplaudiendo a los culpables de que me haya vuelto a emocionar con el fútbol creíble, valiente y fresco que representan. El miércoles saldremos de dudas y sabremos sí el fútbol, además de crueldad, también entiende de cuentas pendientes y de justicia.

Escrito por Matallanas | 9:23 p. m. | Enlace permanente