ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

sábado, octubre 03, 2009

La posición de Benzema

mata-dor. artículo publicado hoy en marca


Es muy pronto para hacer valoraciones y habrá que esperar a final de temporada, pero Karim Benzema viene demostrando que ha sido un buen fichaje para el Real Madrid. El francés ofrece su potencia y versatilidad y suma su pegada a la de los Cristiano, Kaká, Raúl, Higuain y, cuando se recupere, Van Nistelrooy.

Una de sus virtudes es lo bien que cae a banda y mete cuerpo para recibir y amortiguar la pelota para continuar el ataque y meter el balón al área para la llegada de la segunda línea (así marcó Cristiano al Marsella, por ejemplo).

Pero Benzema está abusando de esas caídas a banda y se está alejando más de lo que debería del área. Además, al caer permanentemente a banda, especialmente a la izquierda, tapona las incorporaciones de Kaká y Cristiano Ronaldo, que ven limitadas una de sus principales armas, al carecer de espacios para enfilar la portería.

No deja de ser un aspecto táctico que explica porque el juego de ataque del Real Madrid no acaba de desarrollarse de la manera brillante que gusta al aficionado del Real Madrid.

Pellegrini trabaja en pulir su sistema y conseguir la excelencia que innecesariamente anunció que buscaba hace siete días. La excelencia en el juego es una obligación para el Real Madrid, pero en la etapa de Calderón, el ex presidente abusó y manoseó el término y recuperarlo ahora en boca de Pellegrini no fue precisamente un acierto por parte del inteligente técnico chileno.

De momento, el trabajo de Pellegrini no se está teniendo su fruto en forma de buen juego, no así en los resultados porque su Madrid no conoce la derrota. El chileno debe corregir las excesivas caídas a banda de Benzema y bastantes más detalles tácticos. Principalmente, para que Cristiano y Kaká rindan al máximo nivel. Y para hacer un equipo.

Escrito por Matallanas | 7:55 p. m. | Enlace permanente