ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

domingo, enero 16, 2011

El otro tapado de 2010 (Por Antonio Sanz)

el rincón de judas. artículo publicado en público


Por Antonio Sanz
Leo Messi, en una determinación dolorosa para el balompié patrio pero nunca injusta, ha sido designado mejor jugador universal tras el sufragio al que concurrieron seleccionadores, futbolistas y periodistas. Era el tapado. Su figura, tras un pobre Mundial, caminaba entre bambalinas y siempre sombreada por la efigie de Xavi e Iniesta, aspirantes más presuntuosos. Uno, por ser el faro, y otro, por ser el héroe, se distinguían mejor colocados que el argentino, quien en los créditos participaba como secundario. Pero vencer en Sudáfrica no resultó, esta vez, suficiente. Y en ese grupo de campeones habita el otro tapado. Pedro Rodríguez cambió en un bienio territorios inhóspitos, que le obligaron a sobreponerse, hasta alcanzar el grado de revelación del periodo que expiró hace dos semanas.

El ‘efecto Tamudo’ golpeó duramente al FC Barcelona en la temporada 2006-07. Laporta agotaría a Rijkaard, pero aportando savia nueva a la vida azulgrana con la reaparición de Guardiola para dirigir al filial, al que tampoco le había ido mejor. Alexanco, entonces responsable del fútbol base, se encargó de armar el puzzle desorientado del filial, que había descendido a Tercera. Entre sus primeras decisiones optó por llamar a Pedrito. Tocaba limpieza y el bueno de ‘Talín’ buscaba colocar a las promesas que resultaron cortadas para el futuro. Al canario le correspondía firmar por el Portuense, en Segunda B. Tan dócil en el trato y tan rebelde en la respuesta, el tinerfeño renunció a la oferta y logró permiso para seguir trabajando como culé hasta encontrar algo más grato. En esos días de esfuerzo quien descolgó el teléfono resultó ser el nuevo inquilino del banquillo: “Pedro no se mueve”. Tras el ascenso común, Pep dividió el proceso de madurez del extremo entre la élite y el barro. Así, tan pronto se estrenaba en Primera ante el Racing, disputaba la Copa en el Calderón o calentaba en la banda de Stamford Bridge como se le podía seguir en Terrasa, Denia o Gavá. La recompensa llegó con los títulos y el contrato profesional, además de servir de ejemplo para el resto de la cantera. La fuerza de la ola no rebajó y los 23 goles celebrados le condujeron a Sudáfrica. Allí también se convirtió en el tapado de España.

Escrito por Matallanas | 5:38 p. m. | Enlace permanente

1 Comentarios:


<< MaTA-dor