ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

miércoles, febrero 23, 2011

23-F: "Demos, demos, demos gracias; demo, demo, Democracia"











recuerdos de cuando tenía nueve años


Iba a quinto de EGB. Aquel febrero de 1981 habíamos trasladado nuestra residencia habitual a Villalba, al Parque de La Coruña, porque en nuestra casa de Valle Inclán mis padres habían decidido hacer una reforma total, que duró casi tres meses. Todos los días madrugábamos los cuatro un poco más para que mi madre en su citroen Dyane 6 ('Para gente encantadora', rezaba la publicidad) nos llevara a mi hermano David y a mi al Colegio Público Cid Campeador, al lado del Polideportivo de Aluche y de nuestra morada en Valle Inclán. A veces íbamos todos juntos, escuchando siempre La Saga de Los Porretas en la Ser, y mi padre llevaba luego a mi madre al trabajo en su 124 (¿o habiamos comprado ya el 131?)

Aquel 23 de febrero de 1981 recuerdo que volvimos los cuatro juntos a Villalba. Recuerdo que esperamos a mi padre a que nos recogiera en casa de mi abuela María en Oporto. La memoria me dice que mi abuelo Bernardo estaba viendo en la tele la votación de investidura de Calvo Sotelo como presidente. Recuerdo que yo estaba jugando, como siempre, con mi tío Antonio y que alucinamos, alertados por mi abuelo, viendo en la tele a un Guardia Civil muy Guardia Civil, con bigote y todo, alzando una pistola. Mi madre estaba nerviosa. Mi padre llamó desde la oficina para decir que llegaba enseguida a recogernos. Mis abuelos no querían que nos subiéramos a la sierra a dormir. Pero nos fuimos. Ese día mi padre y mi abuelo, su suegro, no discutieron de política. Fuimos por Prado del Rey. Ya había anochecido y yo vi tanques. No sé si eran tanques, pero alrededor del edicificio de Radio Televisión Española yo vi tanques. Y vi a mi padre, nunca violento, siempre pacífico y reflexivo, empezar a repetir: "¡Que cabrones, que cabrones!". Y le decía a mi madre no se qué de la escopeta de caza que se acaba de comprar para iniciarse en la caza en su pueblo. Mi madre le tranquilizó y subimos a Villalba cantando los cuatro alguna canción de esas que cantábamos siempre los cuatro. Al llegar a casa, mis padres estaban escuchando la radio y David y yo cenamos viendo la tele, que echaba películas todo el rato. Recuerdo una que fue muy comentada en el cole dos días después entre todos los compañeros, una de risa en la que un boxeador pegaba puñetazos a los acordes de un vals. ¡Era muy graciosa!

Me dormí en el sillón, como siempre, y cuando mi padre me iba a llevar a la cama, como siempre, recuerdo que el Rey empezó a hablar en la tele vestido de militar y que mis padres se pusieron muy contentos cuando José María García decía en la radio que aquello había terminado. Al día siguiente creo, no lo recuerdo bien, que fuimos al cole, pero fueron muy pocos compañeros. Lo que si recuerdo es que dos días después si fuimos todos y nuestro profesor, el gran Isidoro, nos recordó, tras explicarnos que España seguía siendo un país libre, un poema que ya habiamos leído en cuarto. Aún recuerdo algunos de sus versos: "Demo, demo, Democracia; demos, demos, demos gracias". Y por la tarde le dije la poesía a mi madre, que estaba muy feliz. Como mi padre al llegar del trabajo. Nos volvimos juntos hacía Villalba. Mi hermano Carlos, ya le había elegido yo el nombre (privilegios de ser el primogénito, también elegí el de David) de Carlos Alberto, en honor a Reutemann, piloto de Fórmula 1 argentino del que tenía un poster en mi habitación no sé muy bien por qué. Carlos Alberto nació el 18 de abril de 1981 y pasó el Golpe de Estado en el vientre de mi madre. Gonzalo nació tres años después. Y los seis subimos cada fin de semana y cada verano cantando muchas veces a Villalba aquellas canciones tan bonitas que cantábamos y que ahora escuchamos, también con Nini y con Mario, en el Spotify. Y a Mario, que el próximo sábado cumple tres añitos, le enseñaré la poesía infantil que me enseñó Isidoro: "Demos, demos, demos gracias; demo, demo, Democracia".

P. D. Y cada 23 de febrero no me acuerdo de Tejero, aunque nunca hay que olvidar aquel sainete diabólico. Cada 23 de febrero me acuerdo de que es el compleaños de Rosendo Mercado Ruiz. ¡¡¡Felicidades Rosen!!! ¡¡¡Maneras de vivir!!!!



Escrito por Matallanas | 8:38 p. m. | Enlace permanente

6 Comentarios:

  • Escrito por Anonymous jarry velazquez, a las mié. feb. 23, 10:52:00 p. m.  

    Muy entrañable el relato Javier.No hubiese sido igual de haber prosperado el esperpéntico sainete émulo de Pavía.Es un día para el recuerdo, para valorar lo que tenemos, para bregar por mantenerlo,para disfrutar de no sentir aquellos miedos.

  • Escrito por Anonymous jarry velazquez, a las mié. feb. 23, 11:28:00 p. m.  

    Voy a aprovechar para contar mi ...dónde estabas el 23F ?
    Trabajaba en el hospital, entonces infantil, San Rafael.Estaba haciendo una tabla de ejercicios de espalda a un grupo de niños y comenzaron a entrar madres,eran madres solo lo siento,a llevarse a sus chicos.Ese ajetreo hizo que supiera que el motivo fuera que .."se han liado a tiros en el Congreso" como me contó un compañero.Poco despues, por la radio, escuchamos algo mas parecido a la realidad.Recuerdo que sentí miedo.Le pedí a un compañero a la salida, las siete y media, que me llevara a casa.En la radio se oían marchas militares.Hoy siento recuperar la soledad de esos momentos.Mas la soledad que el miedo.Yo no tenía a mi lado ni padre, ni madre, ni canciones, ni Citroen,...diría que no tenía a nadie.Vivía solo y,en esos momentos, me sentía muy solo y probablemente no del todo consciente de la situación de riesgo en que podía desembocar aquello.
    Cuatro años antes me habían detenido, porque sí, en la Gran Vía trás una manifestación y me habían llegado a hacer ficha, paleto de mí muerto de miedo en los calabozos de la DGS de Sol durante veinticuatro horas.
    Supongo que hablé con Gloria por teléfono, imagino que menos consciente aún que yo.Y la despedí para irme a trabajar a la Urgencia del Doce de Octubre.Tenía la sensación de que ese sería,para mi, un sitio seguro donde, al menos en esa noche estaría ocupado, acompañado y librándome del miedo de estar solo.Hubo pocas urgencias y muchos transistores por todo el hospital.Se decía que, al cambio de turno, a las ocho, deberíamos seguir allí por si pasaba "algo".
    Toda aquella angustia bajó de intensidad cuando escuchamos al Rey.
    Y a las nueve, despues de leer la última edición de El País y oir la información tranquilizadora de la radio, creo que me dormír....abrazado a la almohada.

  • Escrito por Anonymous Adrian Vogel, a las jue. feb. 24, 01:31:00 a. m.  

    El 23-F en Radio 3 y RNE. ¡Atención a los comentarios1
    http://elmundano.wordpress.com/2011/02/23/23-f-%c2%bfdonde-estabas-tu-hace-treinta-anos-por-rodri/

  • Escrito por Blogger Jose Manuel, a las jue. feb. 24, 11:36:00 a. m.  

    Muchas felicidades, mi amigo. Pero recuerda una cosa: en España existen muchos tejeros. Sólo que no tienen bigote ni tricornio ni pistola. Van de corbata e impecable traje, usan portafolios, pero una orden suya, el simple movimiento de un dedo, hace trizas una vida. Varias vidas.
    Un abrazo.

    José Manuel García

  • Escrito por Anonymous Anónimo, a las vie. feb. 25, 02:05:00 p. m.  

    bonito comentario y bonito blog, pero segùn el javier cercas, la investidura de calvo sotelo no SE EMITIO EN DIRECTO, por lo que mal pudisteis verlo, sì se transmitiò por radio pero no se emitiò en directo.

  • Escrito por Blogger Matallanas, a las vie. feb. 25, 10:32:00 p. m.  

    Entonces seguro que no le televisaron. Yo recordaba que sí. Lo que si creo que es seguro (eso me dice tb mi memoia) es que lo estaban oyendo mi abuelo en la radio y nos enteramos al momento. Y sería al día siguiente, por la tarde, cuando mi tío y yo sí flipamos al ver del bigote, el tricornio y la pistola. Un saludo!!


<< MaTA-dor