ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

martes, febrero 13, 2007

La inocente venganza de Beckham (¿OS SUENA? Por Alfredo Duro)

LA INOCENTE VENGANZA DE BECKHAM

Por Alfredo Duro

Cuando Jessminder, una adolescente hindú que vive en el seno de una familia tradicional en un barrio residencial londinense conoce a Jules, una chica inglesa que le propone jugar en su equipo de fútbol, se inicia un camino de conflictos que permiten descubrir lo parecidos que acaban siendo los problemas aún cuando sus protagonistas pertenezcan a razas y culturas tan diferentes.

Cuando Beckham dejó el Manchester para fichar por el Real Madrid no imaginó que acabaría siendo recluído en una jaula de cristal mientras sus compañeros acumulaban sufrimiento y malos resultados sobre el césped. Tampoco imaginó que su marginación generara entre la plantilla uno de los pocos ejemplos de solidaridad y camaradería que se suponen identifican el comportamiento de un equipo.

En “Quiero ser como Beckham” la protagonista se debate entre las rigidezes que impone la religión hindú y las tentaciones más ligeras y seductoras del mundo occidental. En la vida real, Beckham se pregunta qué demonios le llevó a sir Alex Ferguson a lanzarle una bota a la cabeza y provocarle un corte en el labio y los efectos que esa acción ha podido generar en Fabio Capello para que el técnico italiano haya puesto en duda su compromiso hasta el punto de señalarle como culpable de posible rendición. Por muy extravagante que parezca, el paralelismo entre la ficción y la realidad es abrumador. Lástima que tanto Jessminder como el propio Beckham estén tan faltos de las condiciones que se requieren para alcanzar la categoría de futbolistas con mayúsculas que tanto han insinuado sus trayectorias en la pantalla y en el campo.

No tengo nada contra David Beckham. Al contrario. Me cae bien. Al margen de su exagerada figura de hombre – anuncio, representa a la perfección la imagen del futbolista respetuoso y considerado con los valores más tradicionales del fútbol. Eso tan anglosajón que les permite hacer de este juego un permanente homenaje al compromiso - justo lo que con inusitada torpeza ha puesto en duda Capello - y sus más fuertes tradiciones. Si de algo no es precisamente sospechoso Beckham es de poder faltar a sus sagradas responsabilidades. Eso se le reconoce, pero al mismo tiempo hay que aceptar la nula influencia que ha tenido en el fútbol del Real Madrid durante estos cuatro años, en los que nunca estuvo en condiciones de marcar diferencias, ni tan siquiera en el lanzamiento de faltas.

Según una encuesta que acaba de publicarse en el diario The Sun, el 87% de los ingleses es partidario del regreso de Beckham a la selección. Como todas las encuestas, el resultado es producto del estado de ánimo que en el ambiente han dejado los últimos acontecimientos, en este caso, caer derrotados en casa ante la selección española menos fiable de los últimos años. Dicho de otra manera, si se hubiera preguntado por el regreso de Bobby Charlton el resultado habría sido con seguridad de un 100% pidiendo su vuelta a los pross. Ha sido sorprendente y hasta desagradable comprobar el resultadismo mediático con el que se ha medido el gol de Beckham en Anoeta. Aquellos que han descendido el resultado a la anécdota para minimizar la trayectoria de Capello hacen uso de la ventaja que ese resultadismo aporta para pasar facturas de victima a verdugo… y viceversa. Mientras tanto el fútbol del Madrid es víctima de la falta de grandeza de ambos y nos condena a discusiones menores. Incluso en eso, véase el caso Etoo, el Barcelona le lleva ventaja.

Duro ¿os suena?

Escrito por Matallanas | 4:42 p. m. | Enlace permanente

1 Comentarios:


<< MaTA-dor