ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

martes, mayo 12, 2009

"En un mundo descomunal, siento mi fragilidad... deja que pasemos sin miedo"

antonio vega, descansa en paz















LINKS: Artículos, entrevistas, recuerdos

Escrito por Matallanas | 3:00 p. m. | Enlace permanente

4 Comentarios:

  • Escrito por Blogger Detodounpoco, a las mar. may. 12, 05:38:00 p. m.  

    Hola Mata, te..., bueno, os sigo diariamente en el Tirachinas. Hoy al llegar a casa del curro, mi mujer me ha dado la noticia: "Antonio se ha muerto" o mejor, cómo le llamaba yo "El Antonio".Desde ese mismo momento no para de sonar en mi cabeza "La chica de ayer". En fin, que cómo tú dirías: "Antonio está enorme". Seguro que allá dónde esté sigue con la guitarra en la mano pensando en nuevos temas. El Antonio nos ha dejado sí, pero tras conseguir lo más deseado por todo ser humano de una u otra forma "la inmortalidad". Hasta siempre Antonio.

  • Escrito por Blogger indi, a las mié. may. 13, 12:28:00 a. m.  

    Mata, cuelga en el blog su mejor canción por favor... "el sitio de mi recreo"... Gracias Antonio, descansa en Paz.

  • Escrito por Blogger indi, a las jue. may. 14, 01:09:00 a. m.  

    Gracias Mata.

  • Escrito por Blogger indi, a las jue. may. 14, 01:53:00 a. m.  

    Donde nos llevó la imaginación, donde con los ojos cerrados se divisan infinitos campos. Donde se creó la primera luz junto a la semilla de cielo azul volveré a ese lugar donde nací. De sol, espiga y deseo son sus manos en mi pelo, de nieve, huracán y abismos, el sitio de mi recreo. Viento que a su murmullo parece hablar mueve el mundo con gracia, la ves bailar y con él, el escenario de mi hogar. Mar, bandeja de plata, mar infernal es su temperamento natural, poco o nada cuesta ser uno más. De sol, espeiga y deseo son sus manos en mi pelo, de nieve huracán y abismos, el sitio de mi recreo. Silencio, brisa y cordura dan aliento a mi locura, hay nieve, hay fuego, hay deseo, ahí donde me recreo.


<< MaTA-dor