ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

lunes, mayo 11, 2009

Los 'samsonite', mejor de casa (Por Kiko Narváez)

el arquero. artículo publicado en la razón


Por Kiko Narváez

Pasa año tras año en el tramo final de Liga. No hace falta ser un Einstein del fútbol para ir a un estadio y detectar quién tiene los deberes hechos y quién tiene el objetivo a medio hacer. El sábado, en el Sánchez Pizjuán y Mestalla pudimos comprobar que tanto Sevilla como Valencia no confundieron motivación con ansiedad y salieron desde el principio con el traje de camuflaje a por el botín sin que las obligaciones les atenazasen. Enfrente, Madrid y Mallorca, con las notas ya firmadas, opusieron poca resistencia.

Es cierto que a veces (cada vez menos) esto es un arma de doble filo y la relajación derrota a las prisas, la congestión y, sobre todo, las presuntas primas a terceros. No hay mejor incentivo que el de tu club por conseguir el objetivo. Lo veremos sobre todo en los primeros compases de los encuentros en los que uno tenga algo en juego. La intensidad en el juego y anticipación siempre contagia al graderío, lo que supone una unión en la mayoría de las veces casi inexpugnable.

Esto quedó reflejado el sábado en el juego desplegado por el Sevilla con Kanouté y Luis Fabiano en un estado en el que a los hispalenses todo les resulta más fácil. Y, sobre todo, en la mandarina hiperactiva che. Los de Unai Emery llegan al tramo final con los veteranos enchufados y un cuarteto atacante con una frescura y chispa que te devoran en cuanto echas una miradita al marcador electrónico. He de reconocer que da gusto ver a Villa, Silva y Mata ejecutar el arte del contragolpe. Sus rápidos desmarques no tienen nada que envidiar a los tironeros de bolso de la Puerta del Sol. A cada balón que caiga en la emboscada montada por Marchena y Baraja le seguía una conducción y algunos aguijonazos del genio de Arguineguín.

Ahora que entramos en semana de maletines fantasmas no hay nada que supere a los «samsonite» de casa que premian tus objetivos.

Escrito por Matallanas | 5:08 p. m. | Enlace permanente