ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

lunes, marzo 28, 2011

El estilo Von Karajan (Por Antonio Sanz)

el rincón de judas. artículo publicado en público



Por Antonio Sanz

Cesc entra a El Prater reemplazando a Xavi en los cuartos de la Eurocopa ante Italia. Los penaltis nos meten en semifinales y el cambio desconcierta al timonel. Al técnico le llega un soplo: el chico de Tarrasa está atenazado porque siente incertidumbre ante la siguiente titularidad. Luis corta por lo sano: “¿Usted es tonto? ¡Cómo no va a jugar contra Rusia!”. Y a otra cosa. Si algo tenía claro Aragonés, lo dijo desde el primer día del torneo, es que el dueño del balón era el dueño del juego. Y la retórica del toque, toque, toque, hasta encontrar espacios se convirtió en la seña de identidad del nuevo estilo. Antes, el técnico otorgó los galones de la dirección y el liderazgo a Xavi, conocedor del gobierno del azulgrana entre el colectivo. España cambió la furia por la posesión y Luis metió en la cabeza de los internacionales que debíamos llevar la iniciativa y plantear un fútbol sin miedos, el fútbol de Xavi. La consigna era tocar y tanto se repetía el mensaje en los entrenamientos, que incluso los futbolistas reiteraban la doctrina vacilándose en los pasillos del hotel. El más activo, Cazorla, apuntaba a cualquier compañero con el que se cruzaba aquello de “toque, Xavi, toque”. El objetivo del seleccionador caló hondo y quedó mecanizado. Se había encontrado el sello de la Selección.

Xavi ha cumplido cien partidos en Granada, aunque el éxito con la Roja coincidió con su encuentro con Aragonés. Si con la Rojita alzó el Mundial sub-20 en Nigeria y la plata en la Olimpiada de Sidney, el tránsito con la absoluta resultó angosto, como testimonial resaltó su presencia en Corea o Portugal. Antes de otra gran cita, Alemania, rompió los plazos previstos de recuperación de la rotura de ligamentos de la rodilla derecha, si bien, era consciente de que lo aguardaban para entregarle la brújula del grupo. Paredes, el ayudante del mister, le bautizó como ‘Von Karajan’ porque nadie mejor que él lleva la batuta. Y es que esas ‘pelopinas’, así llaman en el vestuario sus giros de ida y vuelta, han crecido más que su complexión física. Su inteligencia y precisión lo colocan en el podio de España.

Escrito por Matallanas | 10:11 a. m. | Enlace permanente