ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

viernes, agosto 04, 2006

Crónicas Asiáticas. Día 10. Real Madrid, Asian Tour 2003. La evangelización. (Marca, 4-8-03)

¿Se diferencia un chino de un japonés?
El Real Madrid llegó abandonó China rumbo a Japón. Del imperio del caos al imperio del sol naciente. Y el país más oriental del mundo recibió a los madridistas con todas las comodidades de los países occidentales. Al recorrer durante dos horas en autocar el trayecto del aeropuerto al Tokio Dome Stadium se comprobó la gran diferencia entre la urbe japonesa y Pekín. Separadas por tres horas de avión solamente, en realidad las separa un mundo. Si en Pekín no se veían síntomas del sistema comunista salvo las imágenes de Mao, en Tokio se comprobaba que el inevitable camino hacia el capitalismo de los chinos se encuentra en la prehistoria. Tokio no sorprendió a los jugadores del Real Madrid y a los enviados especiales que han jugado y cubierto la Copa Intercontinental. Pero el cambio es tan radical que Villarejo, de Efe, no paraba de repetir: “Aquí dan ganas de quedarse a vivir”. Los rascacielos y las tiendas de electrónica, de las que darán buena cuenta los jugadores del Real Madrid hoy, hicieron que el bajón físico de la expedición no se agudizará. Aunque ayer, después de diez horas en transito del continente a la isla asiática, costaba dar patadas a un balón a los protagonistas de la gira y darle a la tecla para escribir unas líneas a los que se lo cuentan.
“¿En qué se diferencian físicamente los chinos de los japoneses?”, era la pregunta más repetida los últimos días. Y ayer salimos, más o menos de dudas. Los japoneses son más bien parecidos, más resultones que los chinos. Lo rasgado de sus ojos no se diferencia, pero el poder adquisitivo de los nipones se traduce en que estar de mejor ver que los chinos, tanto las mujeres como los hombres, según las reflexiones de los enviados especiales según se cruzaban con las féminas japonesas y las enviadas especiales con los varones. Que están de mejor ver, vaya, que los chinos. Hablando de enviadas especiales, Carmen Colino, compañera del As, se ha puesto malita y lleva dos días de baja. Toda expedición le han mostrado su calor y los médicos del Real Madrid están intentado que recupere la forma lo antes posible para que vuelva a dar guerra. De Madrid se anuncian refuerzos. La competencia siempre motiva y Colino, cuando se ponga buena, va a tener en ‘Logroño’ un aliado para buscar historias de la gira.
Y siguiendo con la comparativa de Japón y China, ayer comprobamos que el muy superior poder adquisitivo de los japoneses hace que se compren las camisetas auténticas, se veían a decenas de Beckhams que habían pagado por la elástica blanca con el ‘23’ y el nombre del inglés 100 euros. Cien veces más que los chinos por la suya.



P.D. Nos vamos a ver al Aleti. Han sido dos días de observar lo getas que son los de Shanghai, según uno de Pekín, Raúl de Titan, que afirma que "los shanganeses siempre te quieren engañar". Lo comprobamos con un grupo de taxistas deshagogados. Ayer fue un día a lo 'Lost in traslation', de hotel y extraño, con guardia incluida, para hacer a Maxi una cosa para Titan. Lo más negativo fue que perdimos la cámara de fotos (y van dos en 25 días, ¡vaya tela!). A rey muerto, rey puesto. Vamos a ver que nos depara el Aleti de Aguirre con una humedad superior al 80 por ciento y 33º de temperatura.

MaTA-dor desde Shanghai

Escrito por Matallanas | 10:25 a. m. | Enlace permanente