ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

martes, octubre 30, 2007

Don Josep: 2.190 días de inocencia (Por Kiko Narváez)

el arquero (columna publicada en 'la razón' el lunes 29 de octubre de 2007)


Por Kiko Narváez

Hoy he decidido darle 20 euros al sarcasmo y a la ironía para que se vayan al cine y no aparezcan por aquí. Un caso tan serio como el de Guardiola así lo requiere. El catalán por fin respiró después de seis años tirando de «hemoal» para paliar el sufrimiento en silencio provocado por el CONI (Comité Nacional Olímpico Italiano) por su ligereza a la hora de condenarlo a cuatro meses por dopaje.

Al fin se quedó Pep a gusto tras la sentencia del Tribunal de Apelación de Brescia, que lo absolvió argumentando que el hecho no subsiste. Han sido 2.190 días en los que se han cebado con Pep las alimañas que viven del morbo y disfrutan de despellejar con falacias y mentiras a los demás. Han sido 2.190 días en los que Guardiola no ha dejado de luchar por su honradez y honestidad y, sobre todo, porque cuando sus hijos entrasen en «Google» no vieran el nombre de su padre relacionado con una palabra, Nandrolona, que al bueno de Pep le sonaba a una campeona de halterofilia eslovaca. Han sido 2.190 días muy duros, Pep, pero ya han pasado.

Por una parte, compadezco a los jugadores que entrena Guardiola. ¡Qué tío más pesado con el fútbol! Siempre lo comparé con el Cholo Simeone. Cuando a muchos no se nos había despertado la vocación de míster, estos dos ya padecían insomnio y pensaban permanentemente en tácticas y sistemas de juego. Por otro lado, envidio a sus pupilos porque seguro que les dará lecciones de cómo el físico sucumbió ante la inteligencia de su fútbol, algo que yo sufrí de rival y lo disfruté de compañero. Lo padecía cuando con un simple toque sin mirar, Pep mandaba al carajo una semana de entrenamiento de presión con mi Atleti. Y lo saboreé en la selección cuando siempre te entregaba el balón con ventaja, sin dar posibilidad, jamás, a que el central se anticipara.

Pep, nunca dudé de ti. En absoluto. Pero sé que para ti era importante, imprescindible, limpiar tu nombre. Por ello, «Pepino», me alegro enormemente de tu alivio. Y por eso cojo ahora mi toga, golpeo el mazo y declaro al señor don José Guardiola, perdón (¡no te vayas a cabrear como don Josep Lluis!), declaro a don Josep Guardiola: ¡INOCENTE!

Escrito por Matallanas | 10:42 p. m. | Enlace permanente

3 Comentarios:

  • Escrito por Blogger Txarko, a las mar. oct. 30, 10:56:00 p. m.  

    Esto confirma algo que hace mucho que ya sabía, que Kiko era tan grande dentro de los terrenos de juego como lo es fuera. Si ya le admiraba como futbolista (y para mí siempre será un referente), ahora le admiro también como columnista.
    Qué arte tienes, arquero!

  • Escrito por Anonymous Anónimo, a las mié. oct. 31, 09:07:00 a. m.  

    Muy buen artículo y articulista, no sabía que Kiko escribira tan bien. Hay tanta bulgaridad y tanto periodista chusquero en el futbol que cuando veo un BUEN artículo en la sección deportes me sorprendo. Buen trabajo

  • Escrito por Anonymous Anónimo, a las mié. oct. 31, 09:59:00 a. m.  

    Estoy de acuerdo, pero hemoal se escribe con H. Es un medicamento indicado para las h-emorroides.


<< MaTA-dor