ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

lunes, octubre 29, 2007

La falla valenciana de Quique

¿os suena?

Por Alfredo Duro

Olor a carne quemada, que dirían los míticos Gabinete Caligari. Eso es lo que desprendía desde hace mucho tiempo la relación entre Quique Sánchez Flores y el Valencia. Ni club ni entrenador han dado nunca la sensación de poder controlar esa costumbre tan valenciana de prender fuego alrededor del equipo, y como es lógico, la falla ha acabado ardiendo por completo, con Quique como último ninot.

Si de algo puede presumir el Valencia es de haber alcanzado en todo el territorio nacional un reconocimiento unánime a su capacidad para garantizar la reproducción, tanto natural como artificial de todos los problemas imaginables en el fútbol. No debe resultar sencillo entrar en la enfermiza obsesión que esa junta directiva ha sido capaz de instalar a su alrededor para convencerse de que, a pesar de sus evidentes carencias, su plantilla está en condiciones de aspirar a ganarlo todo. Han transformado su legítima aspiración a competir con los mejores, en un extraño y absurdo complejo de superioridad que les lleva a tomar decisiones de tinte cuartelero y, nunca mejor dicho, absolutamente trasnochado.

La octava Copa de Europa ganada por el Real Madrid en París hace ahora siete años, representó una lección de serena humildad que el Valencia se ha negado sistemáticamente a aceptar. Determinados círculos del valencianismo, periodismo incluído, han querido hacer de aquella derrota una especie de estúpida cruzada que sólo ha servido para magnificar la rivalidad con lo que ellos denominan gente de la meseta. Quisieron pasar por encima de la historia y la propia historia les señaló con toda crudeza la sala de espera. Aunque no quiera admitirse, el Valencia está para ganar más partidos que títulos, y Quique lo sabía. Esa sincera rebelión ha desencadenado la reacción más aniquiladora que en los últimos tiempos ha visto el fútbol español. En Valencia se suceden los presidentes y los consejeros casi en la misma proporción que entrenadores y directores deportivos. Caen los directores generales y los responsables de comunicación igual que fallas de cartón.

El curioso presidente del Valencia, que pagó a precio de oro las acciones que le eran necesarias para alcanzar el poder, ha conseguido que España entera se descojone de la risa al enterarse del ridículo sainete que, con nocturnidad y alevosía, fue capaz de imaginar para prescindir de su cuerpo técnico. Rodeado de alcahuetes y sumisos empleados, ha transformado un problema futbolístico en un confuso y embarullado apretón de vientre que, como no podía ser de otra forma, lo único que ha conseguido es poner todo perdido de mierda.

Duro ¿os suena?

Escrito por Matallanas | 8:57 p. m. | Enlace permanente

2 Comentarios:

  • Escrito por Anonymous Anónimo, a las mar. oct. 30, 03:29:00 p. m.  

    Te copio el articulo de Ferrer Molina en El Mundo para que aprendas un poquito de lo que pasa en el VCF...si un periodista de la meseta se digna a aprender de uno de provincias...que no estoy muy seguro..

    "Tras la destitución de Quique, con más ahínco, pero desde hace tiempo
    atrás, los medios de comunicación, en general, vienen repitiendo siete
    falacias relacionadas con este caso.

    1º "esto sólo pasa en el Valencia"
    Falso. Entre 2000 y 2007, el Madrid ha tenido ocho entrenadores. El Atlético
    de Madrid, siete, El Barcelona cinco - igual que el Valencia -, por
    mencionar sólo otros grandes.

    2º "no se puede destituir al entrenador en la 9ª jornada, hay que darle
    tiempo"
    Falso. Quique ha sido despedido en la jornada 85: los 76 partidos de las dos
    temporadas precedentes y las 9 de la actual.

    3º "El equipo está bien clasificado".
    Falso. Es último en su grupo en la Champions y cuarto en la Liga. Pero
    adviértase que de los equipos clasificados en las seis primeras plazas, solo
    se ha enfrentado al Villarreal (0-3) y al Espanyol (1-2).

    4º "Mestalla siempre quema a sus entrenadores, ahí está el caso Benítez".
    Falso. A Benítez se le recibió con muchas reservas, como era lógico en un
    técnico casi desconocido que llegaba a un grande habiendo entrenado en
    Pamplona, Tenerife y Almendralejo. La grada le silbó a mediados de su
    primera campaña, con el equipo en mitad de la tabla y eliminado por un
    Segunda B en la Copa del Rey. Pero en cuanto tomó las riendas, pasó a ser -
    hoy lo sigue siendo -, un ídolo en Valencia. Su salida no tuvo nada que ver
    con la afición y sí con sus desavenencias con la directiva de entonces.

    5º "A Quique no le han querido desde el principio".
    Falso. Su fichaje fue acogido con satisfacción. Es Valencianista desde niño,
    fue un magnífico jugador del club y la grada ya no desconfiá de un
    entrenador joven.

    6º "La culpa es de Carboni y del presidente"
    Falso. Carboni ya no está y Juan Soler le ha hecho partícipe de los
    fichajes, para configurar una de las mejores plantillas de España.

    7º "Quique es un gran técnico"
    Falso. Puede que lo sea en el futuro. Le han faltado recursos y ha reprobado
    públicamente a los jugadores. Tras dos temporadas, el equipo debería jugar
    de memoria. Otros, con mucho menor potencial, hicieron más."

  • Escrito por Anonymous Anónimo, a las vie. nov. 09, 11:18:00 a. m.  

    Vaya, Duro, aquí mi compañero anónimo te ha dado toda una clase magistral.
    Y sólo añadiré dos cosas: Quique vivía en la cuerda floja y hubiese sido preferible prescindir de él antes del comienzo de la liga y no cuando ha tocado. Eso sí es reprochable. Y por otro lado, qué pena que en la falla valenciana no incluyen al ninot DURO, porque tío, te lo ganas a pulso.
    Si naces más impresentable, te vuelves invisible.


<< MaTA-dor