ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

martes, octubre 16, 2007

"¡Que viene España!" (Por Kiko Narváez)

el arquero (la razón)


Por Kiko Narváez

Definitivamente ya tienen las madres danesas una alternativa al «Coconsen» para asustar a sus hijos cuando no quieran estudiar o comer. Al grito de «¡que viene España!» todos obedecerán los deseos de la progenitora. De nuevo, el equipo español les quitó el sueño de conseguir su objetivo a los «arsen» de turno. Reconozco que hacía tiempo que no sentía maripositas en el estómago al ver algo que me molase, y no estoy hablando de enamorarme de una «titi» sino del fútbol desplegado por España durante el primer tiempo en Aarhus. El combinado nacional realizó unos 45 minutos excelentes destacando ante todo la solidaridad. Que le pregunten a Albelda, que achicó menos agua que de costumbre. La eficacia no nos alentaba a darle utilidad al mando a distancia. Como ejemplo, el gol de Sergio Ramos, paciencia y toque hasta la finalización del lateral, que ya le ha callado la boca a Tomasson, al que gana 8-1: cinco goles le metió con el Madrid a su Villarreal y tres con la selección.

A estas alturas está ya todo el encuentro analizado y desmenuzado, pero me quedo con algunos detalles. Lo bien que supo aprovechar Luis el gran momento de Cesc e Iniesta para darles entrada. No defraudaron, sobre todo el de Albacete, que se encarama a la «pole» de jugadores nacionales a una velocidad de vértigo. Otro que anda con las pilas cargadas desde el último tramo de la temporada pasada es Joaquín, para suerte del Valencia y de nuestro fútbol: utiliza la «r» de retroceso para echar una mano al lateral de turno.

Gran Tamudo, que donde muchos se mueren de frío en medio de la soledad él siempre tiene la temperatura justa para enchufar el termómetro al portero de turno.

Ojalá no seamos tan exagerados en la victoria como drásticos en la derrota. Deseamos que se haya quedado grabado en el navegador el camino que eligieron en el primer tiempo, ya que en el segundo se perdió el control cuando las cosas estaban más de cara.

Me cuentan que en el viaje a Finlandia el avión superó su récord de velocidad gracias al peso que se habían quitado Luis y los internacionales en Dinamarca, después de una concentración agitada.

La victoria a mí me alegró sobre todo por Aragonés, aunque creo que ha tenido equivocaciones en el campo donde él mejor siempre se ha movido. Su trayectoria se merece un buen final en Austria y Suiza.

P. D. Dejo para otro día la crónica y la puntuación de nuestro combinado de periodistas (ver crónica oficialista en MaTA-dor), que dejó el pabellón bien alto ante los daneses: 9-2 perdieron nuestras prendas. La próxima vez pediré un hueco a la gente de LA RAZÓN para contar con detalles las «hazañas» futboleras de nuestros periodistas.

Escrito por Matallanas | 1:48 a. m. | Enlace permanente