ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

domingo, diciembre 14, 2008

Santos no es un santo... no se lo crean (Por Antonio Sanz)

el rincón de judas. artículo publicado en público


Por Antonio Sanz

Me siento incómodo tras reconocer que el misterio atenazaba el sentimiento del desplazamiento del Atleti a Marsella. ¿Miedo a cruzar un territorio tan próximo? Reflexionemos ante el despropósito. No comulgo con la manera de vivir -querido Rosendo- de un ultra que presume de su condición, que es tratado como un héroe y que pone en solfa a los ministerios de Interior de países en cooperación plena y con profundas conexiones políticas. Nuestros dirigentes se han encontrado con la obligación de lidiar una decisión arbitraria e injusta de la UEFA, provocada por su presidente. Este francés vive arrinconado socialmente en su propio país por las gentes de la mayor metrópoli del Mediodía galo, cuya capital, Marsella, es la segunda comuna más habitada de Francia. Desde aquella óptica se mira con recelo, con mucho recelo, todo lo que se decide en París.

Arranco sin freno porque el tal Mirasierra es un fenómeno de la sinrazón. Claro que no ha matado a nadie. Sólo faltaba esa broma. Pero es tan culpable como la cuadrilla de adyacentes que le arropan y que él lidera. Fustigo a quienes se asombran con la sorpresa del juzgado. ¿Qué esperaban? ¿Un retrato y un aplauso? El fulano es un personaje lamentable. Alguien que creyendo portar la bandera de unos colores se siente dignificado para representar una comedia con el fondo del estadio como escenario. Desde el cemento termina disfrazado con escasa ropa, un megáfono y un pupitre para levantar el ánimo de las masas. Ese privilegio le catapulta en dos direcciones: capaz de agredir a la policía y transitar en dirección prohibida presumiendo de inocencia y capaz de vestirse con un chándal de club que le obliga a refrendar una imagen hipócrita del sentimiento. El tal Santos se viste del Olympique para arroparse del resto de delincuentes que le construyen la figura de barro. Nadie echa agua para convertirla en hormigón tras muchos meses en la cárcel. Nuestras autoridades han tenido la oportunidad de dar un golpe, desde la firmeza, y acabar con la violencia en el fútbol. De nada sirve la incoherencia de mirar para otro lado, como han hecho nuestros políticos. Pero las presiones, que empezaron con Platini, siguieron con el embajador francés, Bruno Delaye, y acabaron en el secretario de Deportes vecino, Bernard Laporte, son invertebradas. Este político reconoció la disponibilidad de nuestro Gobierno en el juicio al ultra, que por seis mil euros ganó la libertad. Bastante más costoso es el avión fletado por el Olympique para proteger a la joya. El falso hincha meritó desafiar a la Policía. Como guardaespaldas del ‘angelito’, para honrar su gesta, Pape Diouf envió al jefe de seguridad marsellés. Vamos, faltaba la alfombra roja. No faltó. A la salida de la cárcel, el alcohol y las bengalas de los ‘colegas’ de Santos celebraron el gol marcado a la Justicia. Una anécdota es ya el frontón de seguridad que recibió el Atleti en Francia, como si rodaran una escena más de ‘Evasión o victoria’. O el plantón del ‘fantasma presidente’ al ‘presidente fantasma’. Mientras, en Inglaterra siguen a su ritmo. Sol Campbell, del Portsmouth, sufrió insultos racistas de sus ex del Tottenham. Tras varias semanas de investigación, la Policía ha hecho pública una foto de cada uno de los dieciséis valientes -publicadas en un periódico- que se dedicaron a mofarse del jugador… Aquí, les damos entradas, les pagamos los viajes y les colamos de ‘clac’ en las asambleas. Luego, vendrán las lamentaciones.

Escrito por Matallanas | 4:54 p. m. | Enlace permanente