ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

martes, enero 20, 2009

Breve historia de seis directivos (del Real Madrid)

Amador Suárez, Enrique Riquelme y Antonio Medina, tres directivos del Real Madrid, no se lo podían creer. Ramón Calderón no había cumplido el pacto. El ya ex presidente había quedado con sus directivos que no implicaría a Mariano Rodríguez de Barutell, Nanín para todos, en su comparencia, en la que juró por su honor no conocer ni tener nada que ver con los infiltrados de la Asamblea del 7-D. Pero Calderón dejo a los pies de los caballos a Nanín. Estos tres directivos, Amador Suárez, Enrique Riquelme y Antonio Medina, fueron los que pidieron a Ramón Calderón su dimisión. Les había fallado y le exigieron que se fuera.

A media tarde del pasado jueves, Ramón Calderón les dijo que se iba. Pero a última hora de la noche les dijo que se quedaba. En la madrugada del jueves y en la mañana del viernes, Amador Suárez, Enrique Riquelme y Antonio Medina, le dijeron a Calderón y al resto de directivos que dimitían, con lo que la junta directiva se vería obligada a convocar elecciones porque, si convencían a tres directivos más, que también estaban dispuestos a dimitir, se quedaba sin el número suficiente de directivos (cinco, según el artículo 38 de los Estatutos Sociales del Real Madrid) para seguir gobernando el club y Calderón se veía obligado, por estatutos, a convocar elecciones. Entonces, Ramón Calderón accedió definitivamente a presentar su dimisión.

La continuidad de Vicente Boluda también depende de seis directivos. Porque si seis de ellos deciden marcharse, la convocatoria de elecciones sería irremisible e inminente. Amador Suárez, Enrique Riquelme y Antonio Medina aún podrían presentar esa dimisión. Los dos últimos aún albergan muchas dudas. Amador Suárez ya tiene menos, porque se jacta de haber sido él quien ha puesto de presidente a Vicente Boluda. Pero podrían aparecer otros directivos dispuestos a dimitir como Francisco Moreno Cariñena, otrora cabeza visible de la Asociación por la Defensa del Patrimonio del Madridismo, un activista de la oposición a Ramón Mendoza y Lorenzo Sanz, que llegó a impugnar Asambleas de socios compromisarios por cosas mucho menos graves que lo que sucedió el pasado 7 de diciembre y que ahora es cómplice y presidió aquella fraudulenta Asamblea.

Muchos de los directivos de Ramón Calderón (empezaron quince y quedan once con las marchas de Juan Mendoza, Juan Carlos Sánchez, Luis Barcena y el propio Calderón) ni siquiera se conocían antes de las elecciones de 2006. Fueron aglutinados en una lista en la que única condición para entrar era poner 72.000 euros para poder entrar. Ahora, cuando necesitan estar muy unidos, sin fisuras, tampoco se conocen mucho más. Y cualquier traición puede modificar la hoja de ruta que se han marcado que pasa por aguantar hasta el verano en el poder del Real Madrid. Sólo con que tres de ellos decidan irse, habría elecciones inmediatas. Y, a día de hoy, más de tres directivos siguen dudando si deben dimitir. En la primera junta directiva presidida por Vicente Boluda, celebrada ayer por la tarde, no cerraron filas todos a una. No dieron fecha para la nueva y obligatoria Asamblea ni para las elecciones, que siguen fijadas para “el próximo verano”. Boluda sigue sin concretar la hoja de ruta del club y seis directivos pueden hacerla saltar por los aires. En el Real Madrid todo sigue cogido con alfileres.

Escrito por Matallanas | 2:22 a. m. | Enlace permanente

1 Comentarios:


<< MaTA-dor