ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

martes, agosto 08, 2006

Crónicas Asiáticas. Día 14. Real Madrid, Asian Tour 2003. La evangelización. (Marca, 8-8-03)

Rascacielos y visados
La Bahía de Hong Kong impacta cuando se asoma por la ventanilla del autocar. Modernísimos rascacielos se alzan sobre el mar surcado por saipanes en otro tiempo. Hong Kong es una isla rodeada de montañas y pasas de una isla a otra en puentes que has visto en muchas películas y en túneles construidos bajo el mar sin alharacas arquitectónicas pero funcionales y, a la vista, seguros. El calor, con un 85 por ciento de humedad, es el más asfixiante que se ha vivido en estas dos semanas de Asian Tour 2003. Y el hotel Grand Hyatt es pomposo y, en el buen sentido, ‘glamuroso’.
En la Nochevieja del año 2000 vimos que Hong Kong volvía a pertenecer a China. Pero no tiene nada que ver con China. En el puerto franco que tenían los británicos en Asia hay un nivel económico impresionante. Por mucho acuerdo de estado asociado que hayan firmado los chinos, el hecho de que no valga la moneda china en Hong Kong o que la selección China se niegue a jugar en la isla habla a las claras que los ‘hongkoneses’ no se sienten ni mucho chinos. El nivel de vida es como el de Londres.
En el hall del hotel hay medio centenar de personas buscando una firma de los jugadores, pero la seguridad y el orden también dista mucho del visto en Pekín y Kunming. El personal de seguridad del hotel hace su trabajo, pero no necesita dar empujones ni puñetazos para que los fans no se echen sobre sus ídolos. Chou, un chino que hizo de traductor en Kunming y Pekín, se incorporó ayer. Ha vivido 20 años en España, concretamente en Castellsdefels y tiene pasaporte español. Volvió a China y abrió un restaurante español en Kunming. Pero, con tanta vida, parece que no estaba muy enterado de lo que era Hong Kong y realizó este comentario: “Aquí hay buenos coches, parece que tienen pasta”. Chou se quería traer a su novia, que vive en China, pero los ciudadanos chinos necesitan visado para entrar en Hong Kong y tardan un mínimo de 8 días en tramitarlo. Inexplicable, vaya.
Ayer había muchos soldados americanos por las calles de Hong Kong. Venían de la guerra de Irak. El portaaviones Carl Vinson hizo escala en el puerto de Hong Kong. A los marines, que ganaron la guerra, se les veía por las calles con ganas de volver a sus casas. Renace la paz. El mercadillo de Hong Kong es mucho peor que el de Pekín. Un acierto haber comprado allí los regalos. Algunos jugadores confían en encontrar algún detallito de calidad en Bankok. Por cierto, la Colino ya ha vuelto a escribir.

P.D. (8-6-06, Pekín). Hace unos minutos, cuando he llegado de un día turístico total (luego os lo cuento en unas 'crónicas pekinesas', es deformación de periódico los encabezados, cintillos y demás), me acabo de enterar cuando he conectado el móvil (Anto no falla, ¡qué manera de informar!) de que Ramón Calderón se carga el traspaso de Jurado al Atlético. Que si estaba en California y no se había enterado y tenía el móvil roto... Se va a líar. Fijo. Y el traspaso no debía ser tan malo para el Aleti o, al menos, sería muy malo para el Real Madrid el traspaso si su presidente ha tirado abajo una decisión del director deportivo Mijatovic. Digo.

Escrito por Matallanas | 1:29 p. m. | Enlace permanente