ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

jueves, agosto 02, 2007

El traje, la Madonna china, el chófer y el Estadio del Nido

crónicas asiáticas (VII) 2007

Día aprovechado este miércoles. Después de cuatro visitas a Pekín, currando para ellos, por primera vez pisé, a primera hora de la mañana, la redacción de Titan Sport (soy un periodista de calle, no lo puedo evitar). Estaba desierta porque los chinos saben de esto y en un periódico lo suyo es currar por la tarde, salvo que sea un vespertino como el mítico Informaciones (yo creo que cuando mi madre me llevaba de pequeño a aquella legendaria redacción me dio por esta profesión, la mejor del mundo, a mi juicio, claro). Eran trámites burocráticos los que había que resolver. Un cafelito, una reunioncita, todo encaminado para resolver los últimos flecos y a rematar las compras, para estar centrado en los cuatro días de curro que me quedan con el Barcelona, que en estos momentos surca Siberia rumbo a Pekín. Será inevitable la comparación de la estancia de los culés en Pekín con las dos que he vivido del Real Madrid en esta misma ciudad. De momento, menos compromisos comerciales para los de Rijkaard que los que tuvieron los galácticos. Pero no es cuestión de que se centren en lo deportivo. En este caso sucede que los patrocinadores no aflojan la tela como lo hacían para hacerse la foto con los símbolos del Floren Team.

Nostálgico por la marcha de los Cuatro Fantásticos, debía sobreponerme a que Mele, Angelito, Rubén Iván y Alex acababan de aterrizar en Madrid y tenía que pasarme por el Mercado de la Seda (¡y van cuatro veces, cuatro, oigan!) a cambiar unas camisetas que me compré para mí. Se empeñaron en darme la XL sin hacerme ni puñetero caso de que ahora uso, gracias al doctor Maraver, la L. Y me las probé al llegar al hotel y parecía el Kun Agüero con sus enormes nikis. Las cambié y ya tuve que comprar ‘algo más’. Siempre se pica y se compra ‘algo más’. No hay manera. A ver como vuelvo yo el lunes con dos maletones, ¡me van a pegar una clavada por sobrepeso que no veas! Cuando estaba comprando ropita de niño para mis ahijados me encontré, como no, con una camiseta de Fernando Torres entre las imitaciones de equipaciones de fútbol. Era la del único futbolista español que había y no era ni del Aleti ni del Liverpool: era la roja con el ‘9’ de España. Es lo que hay…

Del mercado de la Seda a otro mercadito en el que me habían tomado las medidas para hacerme un traje. Mira que me han hecho unos pocos en mi etapa de aprendiz de futbolista de centralín aguerrido, pero nunca me habían hecho un traje literalmente. Alguna vez tiene que ser la primera para un tipo de 35 tacos que pensaba hasta bien entrada la adolescencia (¿la hemos abandonado los de mi quinta? “No logro acostumbrarme aún a ser adulto”) que nunca se iba a casar y que nunca se iba a poner una corbata. Pues ahí estaba el personaje probándose el trajecito y la camisa con las telitas que había elegido antesdeayer. Y es que mi torpe aliño indumentario de reporterillo no es suficiente para acudir a la cena de gala y benéfica del Barcelona este sábado en Pekín. Por muy machadiano que me considere, soy miembro de la organización y hay que estar a la altura, me dicen los chinos. Pues nada. A hacerme un traje. La verdad es que me sentía cómodo (mañana lo rematan y lo recojo). Y después a comprarme los complementos: sus zapatitos y su cinturón, no te digo. Me queda la corbata, pero le diré a la modista que me acompañe a elegir una que combine, que aunque creo que no ando mal de gusto, soy proclive a pillarme una de ‘Uno de los nuestros’, que las pelis de mafia me molan mucho, muchísimo.

Con el trajecito recién probado, rumbo a Great Gate Eleven, la empresa que organiza el partido. A todo esto, todo con un chófer. Esta vez no me lo puso ni Titán ni la empresa organizadora. Surgió cuando fui a tomar el primer taxi del día a la salida del hotel. Al subirme, no me fijé en que no era uno de los clásicos taxis verdes o rojos de Pekín. El tío, con ojos de listo, un aristócrata de barrio de esos que hay en todas las grandes ciudades, me propuso cerrar un precio y me llevaba toda la mañana. Le dije que sí, sacó el brazo por la ventanilla, quitó el rótulo y la luz de Taxi del techo, la dejó en el asiento del conductor y ahí estuvo todo el día conmigo. Muy cómodo, oye, eso de no tener que andar buscando taxi cada vez que acabas un asunto. Pues nada, llegamos a Great Gate, donde me había citado Bao, y allí estaba entrevistando a Wei Wei, la Madonna china, la cantante más popular del gigante asiático, que ha cambiado su residencia habitual a Suecia, pero sigue siendo muy querida por los chinos. Resulta que la tal Wei Wei, madurita y retocada con bisturí, pero agradable a la vista, se nos ha hecho del Barcelona. Yo apenas la hice dos preguntas y cuando le cuestioné por los motivos de su afición repentina por el Barça tampoco me dio una explicación coherente. Pero está encantada la chica con lo blaugrana. La otra pregunta que la hice fue sobre sus preferencias musicales en España y casi se me arranca por bulerías al describirme su experiencia, casi religiosa por los aspavientos, en un tablao de flamenco de Barcelona, precisamente. Toda la explicación se captaba perfectamente en su buen inglés, lo único que no cacé fue no se qué de un karaoke, porque salvo ‘Como el agua’ es muy difícil encontrar a Camarón en un karaoke en España (¡qué malos son los videoclips de los karaokes, por cierto!) Contemplé la sesión fotográfica a Wei Wei y luego nos marchamos a seguir con la apretada agenda. Antes, un alto mínimo en el camino para que el fotógrafo de Titán recogiera su acreditación para el partido del Barça. Las escarapelas de los periodistas se entregan en una casa de apuestas, donde los chinos juegan a una especie de bonoloto o primitiva que sale en unas pantallas, siguen en la tele un partido de voleibol en el que han apostado o completan sus apuestas en las seis pantallas de ordenador que no se quedan libres ni un minuto. En esa casa de apuestas había fotos de todos las estrellas del deporte del mundo, especialmente futbolistas, y entre todos los fotones destacaba la presencia de Colsa, en su etapa en el Atlético, disputando un balón a Raúl en un derbi. Quien te lo iba a decir, Gonzalo, ahí en China. Por cierto, el local se encontraba en la calle Real Madrid, que inauguró precisamente el conjunto blanco en su última visita en 2005. Pero aún no han colocado el cartel de la calle. Parece ser que lo harán en octubre, mira tú, igual coincide con la compra de Florentino Pérez del Beijing Guang, el equipo de Pekín, que los chinos están empeñados en que lo compre.

Quedaba la adquisición de los relojes, únicos objetos de los que he tenido encargo expreso (ya están comprados, ¡tranquil@s!) Fuimos a un mercado diferente y cuando saqué la libreta para pedir los modelos encargados me dijeron: "Vamos a 'oficina'. ¿A la 'oficina'? Cerca de dos kilómetros andando por callejuelas clásicas de Pekín, vamos de películas de artes marciales y grititos, que parecía que de los cinematográficos callejones, de entre los ancianos que tomaban la fresca con las sillas fuera del portal (escena global en cualquier parte del planeta antes de la globalización), iba a salir un discípulo de Bruce Lee a darte lo tuyo con los muchacos. La ‘oficina’, eso sí, muy pulcra y muy todo. Ardua sesión de regateo y creo que salí bien. Todo sea que luego en España no se paren ni los tengan que abrir y estén vacíos, porque algo debe pasar en el vuelo de vuelta que un porcentaje, grande o pequeño en función de la calidad de la copia, de los pintones 'pelucos' se escacharran al aterrizar en Madrid o, lo que es peor, cuando se lo das al que te lo ha encargado. Luego cerramos el cupo del regateo (¡cómo desgasta!) con los bolsitos, un par de ellos apenas. Ultimo numerito del budita español venido a menos (en volumen), risas generalizadas de las vendedoras, con machacona insistencia en todos los puestos de cualquier mercado, por cierto, para que las regalara el Indalo que llevo en el lóbulo izquierdo y otro triunfo en el regateo (o eso quiero creer, ya que más da).

El chófer (¡no me quedo con los nombres chinos!) y Raúl (compañero de Titán) me miraban flipados tras mi histriónica exhibición. Y nos fuimos a ver en que proceso se encuentra la construcción del estadio olímpico y la villa olímpica para los Juegos de Pekín 2008, para los que quedan 372 días según rezan los carteles de la cuenta atrás que se ven por la ciudad. Para esa fecha de la inauguración, 8-8-08 (que les gusta y les da suerte el 8 a los chinos, o eso dicen), estará todo teminado. El Estadio del Nido (nada que ver con don José María, el abogado que preside el Sevilla), como se conoce popularmente el coliseo que se está levantando, tiene buena pinta. El despacho de arquitectos suizo Herzog & de Meuron se lo está currando. Y es que, según reza en la web oficial de Pekín 2008, el Estadio Olímpico de Pekín será, a juicio de los organizadores, claro, "un brillante desafío estético y estructural cuya audacia artística y técnica tuvo necesariamente que impresionar a un jurado del que formaban parte impresionantes profesionales como Koolhaas, Nouvel o Perrault, otorgando así a los arquitectos suizos el encargo mayor y quizás más decisivo de sus carrera”. Casi nada.

La villa olímpica también será terminada en tiempo y forma según se observa. Lo único es que la construcción es demasiado cuadrada, una arquitectura típica de regímenes comunistas que no son capaces de quitarse los chinos por más que el capitalismo se haya adueñado de sistema político que instauró Mao Tse Tung.

Tras pasar revista al estado de las obras de las instalaciones de los Juegos Olímpicos, vuelta al hotel. Despedida del chófer (¡qué fenómeno con bakalao a todo volumen! Ciertamente apetecía escuchar al Rosendo (ayer intercambiamos ‘sms’) surcando las calles de Pekín, pero había que seguirle el rollo hasta dando palmaditas 'makineras') y a dejar los enseres. Rápidamente me recogió Rui para llevarme a cenar al buffet más grande de la ciudad. La dieta no corrió peligro porque hay comida de siete países distintos y me decidó por lo japonés dandobuena cuenta de todo el susi y el sasimi que pude, sin atiborrarme. Gestión para la portada de Titan de fotos de salida del Barcelona de la Ciudad Condal rumbo a Pekín y a escribir en el blog. Por cierto, se hace raro no ver lo que publicó, porque, repito, en China no se pueden ver los blogs de blogspot, al menos, aunque creo que ninguno. Recordemos que la palabra libertad los chinos la han tomado del japonés. Eso sí, su significado en chino es maravilloso: “Tú según tú”.

MaTA-dor desde Pekín


Crónicas Asiáticas 2007

Escrito por Matallanas | 8:10 p. m. | Enlace permanente

4 Comentarios:

  • Escrito por Blogger Fran Reyes, a las jue. ago. 02, 10:26:00 p. m.  

    Entretenidísimas las "Crónicas asiáticas", Mata

    Por cierto, me alegra ver que no soy el único fan de El Último de la Fila (poco a poco me voy dando cuenta que estoy rodeado de ellos). Para conocer No me acostumbro y acordarse de alguna frase de la canción... hay que haber oído el disco muchas veces!

    Un saludo!

  • Escrito por Anonymous Anónimo, a las vie. ago. 03, 11:16:00 a. m.  

    MATA, espectacular, sensacional, que percha, si Armani ve tu retrato adios a Cayetano... Pensaba cortarte un traje por tus callejeras crónicas chinas pero la realidad supera a la ficción. Cuando el figurin Laporta te vea pide hacerse una foto contigo, Oleguer y una acuarela de Mao en Tianamen... cuyo testimonio seguimos esperando...
    Para los JJOO que se lleven a Samaranch para que diga que son los mejores de la historia... suiza.
    Mientras el Madrid juega el torneo de los ferrocarriles rusos tú descarilas por el dichoso mercadillo de La Seda. Con lo isidro que tú eres y no te he visto por el Rastro. Tu siguiente crónica--muy buenas-- la espero debajo de la estatua de CASCORRO qie ése si tenía seda, tela y un par que tú necesitarás para entrar en la aduana de Barajas... ¡¡¡ Agua va que regresa Mata de Pekín con sus maletones...y rima!!!Abrazos

  • Escrito por Blogger Txarko, a las vie. ago. 03, 01:38:00 p. m.  

    Joder Mata, leerte es un gustazo, man...

  • Escrito por Anonymous @ndolfo, a las vie. ago. 03, 02:07:00 p. m.  

    Buenísimas tus crónicas asiáticas, a Esther y a mi nos encantan.
    Besos desde el pueblo del niño.


<< MaTA-dor