ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

lunes, noviembre 10, 2008

Happy hour en el Camp Nou (Por Kiko Narváez)

el arquero. artículo publicado en la razón


Por Kiko Narváez

Durante la semana fueron muchos los acontecimientos que revolotearon sobre mi azotea. Que si la barrera transparente e inexplicable del segundo gol del talentoso Del Piero, la fuerza e historia del Liverpool, que hizo levantar el banderín al asistente en el inexistente penalti, el preocupante secretismo del caso Rubén de la Red o la arriesgada apuesta de la AFA con Maradona. Todo esto ha quedado tendido en la azotea para otra ocasión al compararlo con la nueva exhibición del Barcelona en su partido contra el Valladolid. La equivocada autogestión que denunció Xavi la temporada pasada ha dado paso a la autoridad y disciplina «del» Pep. Los tres últimos partidos en su estadio han sido de «happy hour». Entre las diez y las once han sido trece los goles que ha marcado el Barcelona. Cinco al Atlético, cuatro al Almería y cuatro al Valladolid. Se ponen en duda los niños entre elegir Port Aventura o el Camp Nou para pasar una noche inolvidable. El conjunto azulgrana pasa a una velocidad vertiginosa de estar serio, como el gran Jack Nicholson, cuando no tiene la pelota, a la sonrisa de Jim Carrey, cuando tiene el balón entre sus pies. De todo esto me llama la atención el respeto que de nuevo se ha instalado en el Camp Nou. Me recuerda mi época del Cádiz cuando con un 2-0 nos dábamos por satisfechos. Mucho tiene que ver la sintonía existente entre Laporta, Txiki y Guardiola, rectificando en el «caso Etoo» y fichando con acierto. Todo lo contrario que Calderón y los suyos. Mientras el «presi» apuntaba sólo en un sentido, el alemán requería compensar la plantilla. Ante el Málaga, de nuevo orgullo y casta, algo que siempre he admirado de los blancos, sobre todo en el Bernabéu. Esta victoria heroica hace que el estadio madridista parezca un coto privado en el que sólo tuviesen entrada ellos. Con uno o dos menos se crecen y hacen pequeño al rival. Siempre he admirado la conexión y la armonía que se crea allí. La reflexión es que de todas formas este año con eso no les va a valer, porque sí tienen el rival que no tuvieron en los dos anteriores. Además, está el Villarreal, que todavía no ha perdido.

Escrito por Matallanas | 5:03 p. m. | Enlace permanente