ESCUCHA MATADOR:

      REFLEXIONES A VUELA PLUMA
          SOBRE EL FÚTBOL,
             EL PERIODISMO Y LA VIDA

















Buscador


MaTA-dor

lunes, febrero 09, 2009

¡Qué pena de fantasmas! (Por Kiko Narváez)

el arquero. artículo publicado en la razón


Por Kiko Narváez

Mucha pasión y pocas nueces fue lo que nos llevamos a la boca en el derbi sevillano del sábado pasado. El Sevilla, supuestamente con la luz de reserva de energía encendida, salió desde el principio a por el encuentro. Pero de nuevo se topó con un equipo organizado que dejó sus carencias en la elaboración al descubierto. Sólo en el primer tiempo la aportación de Jesús Navas con sus internadas y centros obligaban a aparecer las palmas en Nervión. Qué pena que todavía siga regateando con facilidad a los contrarios y no a los fantasmas de su mente.

Un futbolista de su categoría se merece enfundarse la «Roja» y disfrutar con los arquitectos de la selección. Sus amagos y profundidad serían otro arma más que sumar al arsenal del que dispone Vicente del Bosque. Sería una lástima que un futbolista de su valía dejase en la cuneta a cientos de contrarios para la historia y se le recordase que perdió con su rival interior, que lo derrotó en el uno contra uno.

Cuando muchos pregonan el fútbol por dentro y renunciar a las bandas, Jesús, al igual que Messi y Robben, demuestra que una circulación rápida que le provoca un aclarado en los costados es la mejor manera de romper la monotonía que habita hoy en día por el centro. Así también lo entendió el mejor jugador del Real Betis, Sergio García, mucho más cómodo en el segundo tiempo a pierna cambiada, lo que le facilitaba el recorte hacia dentro para aprovecharlo con un pase o un disparo.

A los verdiblancos les salió bien el plan –Duscher echó una mano–, esperar la desesperación, el cansancio y la obligación del Sevilla para esperar que Oliveira apareciese. Este jugador puede ser en la segunda vuelta uno de los protagonistas de que el Betis no se tenga que tomar la tensión. De todas maneras, como casi siempre, el ingenio, la improvisación y el arte aparecieron más en la previa, la crónica y la resaca de las tascas sevillanas.

Escrito por Matallanas | 8:31 p. m. | Enlace permanente